Comentario al caso: segunda opinión, uso compasivo y ensayo clínico

Autor:Antonio Pardo
Cargo:Universidad de Navarra
Páginas:110-113
 
EXTRACTO GRATUITO
Casos étiCos en la práCtiCa ClíniCa
Cuadernos de BioétiCa XXViii 2017/1ª
129
COMENTARIO AL CASO: SEGUNDA OPINIÓN,
USO COMPASIVO Y ENSAYO CLÍNICO
COMMENTARY ON THE CASE: SECOND OPINION,
COMPASSIONATE USE, AND CLINICAL TRIAL
ANTONIO PARDO
Universidad de Navarra
Unidad de Humanidades y Ética Médica
Irrularrea 1, 31008 Pamplona
apardo@unav.es
Cuadernos de Bioética XXVIII 2017/1ª
Copyright Cuadernos de Bioética
Antes de entrar al detalle de la situación que se des-
cribe, pienso que es necesario hacer algunas aclaracio-
nes previas, que pueden iluminar mucho el panorama.
Una vez vistas, podremos entrar con más conocimiento
de causa en el caso concreto.
1. Algunas precisiones sobre la medicina y la
ética médica
Uno de los errores que se ha difundido contemporá-
neamente en bioética, en buena medida por la influen-
cia de la bioética anglosajona de los principios, consiste
en discutir las cuestiones éticas en términos de derechos
(del paciente, de los médicos, de las instituciones, etc.).
Ese enfoque resulta habitualmente muy poco ilumina-
dor de los aspectos éticos que subyacen a los temas
que se consideran1. Para tener más luz sobre ellos es
siempre conveniente mirar las acciones mismas de quie-
nes actúan, en su contexto de relaciones humanas, con
la constelación de deberes, profesionales o no, que se
derivan de éstas.
Otro problema contemporáneo, en este caso de la
Medicina, consiste en su tecnificación y en los proble-
1 Cf. el comentario de John Finnis a Judit Jarvis Thomson en
su diálogo sobre la aceptabilidad ética del aborto: Finnis J, Thomson
JJ, Tooley M, Wertheimer R. Debate sobre el aborto. Cinco ensayos
de filosofía moral. 2ª ed. Madrid: Cátedra, 1992; 159.
mas de enfoque que ésta produce. No es un problema
nuevo, pero se ha agudizado claramente en las últimas
décadas, de modo paralelo a los mejores conocimientos
científicos sobre el cuerpo humano y sus procesos tanto
en la salud como en la enfermedad. Actualmente, la
carga docente del estudiante de Medicina consiste, en
más de un 95 %, en cuestiones técnicas. El peso de di-
cho enfoque, repetido con esa intensidad materia tras
materia, hace que el médico, y especialmente el médico
joven, piense en primer lugar en el cuerpo del enfermo
y en cómo solventar el problema fisiopatológico que
causa sus síntomas. Ese planteamiento es un error, pues
no permite ver el objetivo auténtico de la Medicina: el
enfermo mismo. La salud no es la integridad corporal,
la ausencia de lesiones, o cuestiones parecidas2. Es la
vida del paciente, con todos sus componentes: trabajo,
relaciones familiares, amistades, aficiones y gustos; todo
eso no se puede desarrollar cuando la enfermedad le
afecta, e intentamos evitar dicha afectación mediante el
tratamiento de la causa (si se puede) o de los síntomas
que impiden esa vida cotidiana3. La definición de salud
de la OMS intentó superar, hace más de medio siglo, el
2 Sería la versión decimonónica de salud: enfermedad igual a
lesión.
3 Es casi superfluo subrayar que la Medicina se limita a trata-
mientos sintomáticos en multitud de ocasiones: cefaleas, catarros,
etc., y no ha conseguido tratamiento etiológico para muchísimas de
esas cuestiones.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA