Comentario al caso: Riesgo de aborto en mujeres susceptibles y apoyo socio-familiar. Dos casos clínicos contrapuestos

Autor:Antonio Pardo
Cargo:Unidad de Educación Médica y Bioética, Universidad de Navarra
Páginas:107-111
 
EXTRACTO GRATUITO
Cuadernos de BioétiCa. 2020; 31(101): 107-111
107
COMENTARIO AL CASO: RIESGO DE ABORTO
EN MUJERES SUSCEPTIBLES Y APOYO
SOCIOFAMILIAR. DOS CASOS CLÍNICOS
CONTRAPUESTOS
COMMENTARY ON THE CASE: RISK OF ABORTION IN SUSCEPTIBLE
WOMEN AND SOCIOFAMILY SUPPORT. TWO OPPOSING CLINICAL
CASES
ANTONIO PARDO
Universidad de Navarra
Unidad de Educación Médica y Bioética
Irrularrea 1, 31008 Pamplona
apardo@unav.es
Cuadernos de Bioética. 2020; 31(101): 107-111
DOI: 10.30444/CB.56
Copyright Cuadernos de Bioética
Este trabajo se publica bajo una licencia de
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional
Los motivos para estudiar Medicina son muy variados
y cada persona es un mundo. El desencadenante que lle-
va a afirmar “esto es lo mío” puede ser de muy diversa
índole. Hay profesionales que han vivido un ambiente
familiar de medicina o enfermería, y terminan, de modo
muy progresivo, viendo que ese tipo de profesión es lo
connatural para su vida. En otros casos se da el fenóme-
no opuesto: en un ambiente familiar sin profesionales
de la salud, el hijo o hija descubre que lo suyo es ser mé-
dico, muchas veces a edades tempranas y de modo muy
claro. Otras veces el desencadenante es una anécdota,
una situación, enfrentarse con una enfermedad seria en
la familia o en un amigo.
En todo caso, yo diría que hay como dos “ganchos”
profesionales distintos. Uno, lo apasionante de las cues-
tiones técnicas de la profesión misma, otro, la atención
a las personas.
Lo primero pienso que coincide con adolescentes
avispados, con una eterna curiosidad por el porqué de
las cosas, que gustan de desentrañar “secretos” de la
naturaleza, o no tanto (tengo en mi haber varios estro-
picios materiales juveniles en intentos de ver cómo es
algo por dentro). En ese contexto, la mecánica es apa-
sionante, y de hecho ha sido tradicionalmente una gran
afición de los médicos: los coches. Ahora que levantas
un capó y encuentras un universo que no puedes ma-
nipular, y que se diagnostica conectando un ordenador,
la cosa no resulta tan atractiva. Pero los “mecanismos”
del cuerpo humano son, sin comparación, mucho más
atractivos, por su complejidad. Y poder controlarlo téc-
nicamente siempre tiene un gancho especial. Y muchos
médicos dicen “esto es lo mío” por la curiosidad inte-
lectual mezclada con la pasión técnica y la posibilidad
de manejar los procesos de algo tan complejo como el
cuerpo humano.
Los estudios se encargan de apuntalar este punto de
vista pues, tras las oportunas materias básicas, al llegar
la Fisiología se pone todo el esquema a funcionar y, a
poco bien que se explique, el entusiasmo del alumnado
está garantizado. Medicina es “LA” carrera técnica, la

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA