Comentario al Artículo 145 del Código Penal

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Cargo del Autor:Abogado Criminólogo
Páginas:69-75
RESUMEN

§ 1. Aborto producido con el consentimiento de la mujer. § 2. Casos de despenalización: Fundamento. § 2.1. Aborto terapéutico. § 2.2. Aborto ético. § 2.3. Aborto eugenésico.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 69

§ 1 Aborto producido con el consentimiento de la mujer

El tipo penal castiga a la persona que, obrando con el consentimiento de la mujer embarazada, realiza prácticas o maniobras que producen la expulsión prematura del producto de la gestación, consumando de esta manera las previsiones legales contenidas en el tipo (STS 25/11/1991). También es correcto aplicar el art. 145.1 CP a quien con su comportamiento activo, aunque no directo sobre el cuerpo de la mujer, desencadena conscientemente la muerte del feto25 (STS 03/04/1997).

Se comete este delito cuando se actúa fuera de los casos permitidos por la ley, y como es sabido, este artículo remite al 417 bis del Código Penal anterior (Texto Refundido publicado por RD 3096/1973, de 14 de septiembre), expresamente salvado de la derogación en virtud de lo dispuesto en la disposición derogatoria única26 de la LO 10/1995, de 23 de noviembre (SAP MÁLAGA, sección 3, 20/04/2002).

§ 2 Casos de despenalización: Fundamento

A los efectos de despenalizar determinados supuestos de aborto, el legislador puede tomar en consideración situaciones características de conflicto que afectan de una manera específica a un ámbito determinado de prohibiciones penales; tal es el caso de los supuestos en los cuales la vida del nasciturus, como bien constitucionalmente protegido, entra en colisión con derechos relativos a valores constitucionales de muy relevante significación, como la vida y la dignidad de la mujer, en una situación que no tiene parangón con otra alguna, dada la especial relación del feto respecto de la madre, así como la confluencia de bienes y derechos constitucionales en juego (STC Sala Pleno 11/04/1985). Page 70

Existen tres supuestos de abortos no punibles, correspondientes a las indicaciones llamadas terapéutica, ética y eugenésica, con independencia de cuál sea su naturaleza jurídica -ya se consideren causas de justificación, de exculpación, excusas absolutorias o causas propias de exclusión del ilícito penal- (SSTS 16/01/1998 y 23/01/1998).

El consentimiento expreso de la mujer embarazada es una exigencia para todos los supuestos de abortos no punibles, con la excepción que supone, para la indicación terapéutica, el caso de urgencia por riesgo vital para la gestante, en que podrá prescindirse del dictamen y del consentimiento expreso (STS 16/01/1998).

§ 2 1. Aborto terapéutico

El supuesto de interrupción del embarazo que supone "grave peligro" para la salud de la embarazada, afecta seriamente a su derecho a la vida y a la integridad física; por ello, la prevalencia de la salud de la madre sobre la del nasciturus no resulta inconstitucional. Si la vida del nasciturus se protegiera incondicionalmente, se protegería más a la vida del no nacido que a la vida del nacido, y se penalizaría a la mujer por defender su derecho a la vida; por consiguiente, resulta constitucional la prevalencia de la vida de la madre (STC Sala Pleno 11/04/1985).

En los casos de aborto terapéutico, la garantía de la intervención de un médico para practicar la interrupción del embarazo, sin que se prevea dictamen médico alguno, resulta insuficiente; la protección del nasciturus exige, en primer lugar, que, de forma análoga a lo previsto en el caso del aborto eugenésico, la comprobación de la existencia del supuesto de hecho se realice con carácter general por un médico de la especialidad correspondiente, que dictamine sobre las circunstancias que concurren en dicho supuesto27 (STC Sala Pleno 11/04/1985). Page 71

La necesidad de la interrupción del embarazo para evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada, como causa de despenalización, debe cumplir con un requisito sine qua non como es que conste un dictamen emitido, previamente a la intervención, por un médico de la especialidad correspondiente, distinto de aquel por quien o bajo cuya dirección28se practique el aborto (SSTS 14/12/1992 y 06/02/1996).

En los casos del denominado aborto terapéutico, éste ha de ser necesario, en el sentido de que no cabe ninguna posibilidad de otro tipo de intervención o tratamiento para evitar un grave peligro para la salud psíquica de la embarazada, pues si existiera otro procedimiento para evitar tales riesgos de la madre, el aborto no estaría amparado y sería punible (STS 01/04/1998). Page 72

En este supuesto que considera no punible el aborto -para evitar un grave...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA