Comentario al Artículo 139 del Código Penal

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Cargo del Autor:Abogado Criminólogo
Páginas:33-42
RESUMEN

§ 1. El delito de asesinato: Concepto. § 2. Párrafo 1: Alevosía: Concepto. § 2.1. Modalidades de asesinato alevoso. § 2.2. Diferencia entre alevosía y abuso de superioridad. § 2.3. El problema de la compatibilidad del dolo eventual y la alevosía. § 3. Párrafo 2: Precio, recompensa o promesa. § 4. Párrafo 3: Ensañamiento.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 33

§ 1 El delito de asesinato: Concepto

El delito de asesinato se define como el más grave ataque que puede cometerse contra la vida humana independiente, constituido por un tipo básico, el homicidio, al que se le añade un plus agravatorio integrado por alguna de las circunstancias específicamente recogidas en el art. 139 CP (SAP MADRID sección 16, 10/11/1997).

Las circunstancias del art. 139 CP son elementos constitutivos del delito y cuando cumplen su función cualificadora no pueden ser apreciados como agravantes, y como el asesinato requiere la concurrencia de una sola de ellas, las restantes, en el caso de ser varias, dejan de ser elementos constitutivos del tipo penal y se reintegran a su función de agravantes del delito cometido, siempre que sean compatibles con la circunstancia a la que fue atribuida virtud calificadora (SSTS 03/03/1885; 23/06/1914; 22/10/1935 y 04/05/1982).

Se preguntaba la SAP CÁDIZ, sección 7, 17/05/2001 si es el asesinato en nuestro ordenamiento un tipo autónomo o un tipo derivado de otro básico, el homicidio, y llegó a la conclusión que vistos la rúbrica del Título, la posición de los tipos dentro de éste y la coincidencia de las circunstancias que califican Page 34 la muerte como asesinato con algunas de las agravantes genéricas del art. 22, parece claro que es un homicidio agravado al que se le ha mantenido el nombre clásico por respetables razones de arraigo en la práctica, en la doctrina e incluso en la sociedad.

§ 2 Párrafo 1: Alevosía: Concepto

La alevosía se encuentra expresamente delimitada en su ámbito de aplicación a los delitos contra las personas concretándose como la primera de las circunstancias que cualifican el asesinato, y aparece definida por la utilización de medios, modos o formas de ejecución que aseguran la realización del delito porque no existe riesgo para el sujeto activo del hecho que procediera de la defensa que pudiera hacer el ofendido1011 (SSTS 21/03/1997 y 15/12/1992). La alevosía significa, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, cautela para asegurar la comisión de un delito contra las personas, y esta palabra procede de «aleve», que tiene su origen en raíces góticas o anglosajonas relativas al concepto de traición, apareciendo en la historia como lo opuesto al concepto medieval de comportamiento caballeroso o noble (STS 19/04/1997). Page 35

El núcleo del concepto de alevosía se halla en una conducta que tiene por finalidad eliminar las posibilidades de defensa por parte del sujeto pasivo (STS 09/07/1997). El fundamento material de la sanción agravada del homicidio alevoso previsto en el art. 139.1 CP se encuentra en el mayor desvalor de la acción, porque la utilización de determinados medios, modos o formas tendentes a asegurar la ejecución del delito y, concretamente, a anular las posibilidades de defensa de la víctima, conllevan una mayor peligrosidad objetiva de la referida conducta respecto del bien jurídico vida humana, que constituye el más relevante de todos los que son objeto de tutela penal (STS 13/11/1997). La definición de la alevosía cualificadora del asesinato es de cariz predominantemente objetivo al descansar en dos pilares que realzan su carácter ejecutivo: el aseguramiento de la acción delictiva y la eliminación de la consiguiente reacción defensiva del ofendido (STS 21/11/1991). Page 36

La alevosía está definida en el CP como una circunstancia agravante, genérica, de la responsabilidad criminal y toda la doctrina nacida sobre ella es de aplicación al delito de asesinato. Lo decisivo, en cualquier caso, es el aseguramiento de la ejecución del hecho y la ausencia de riesgo ante la defensa que pueda hacer el ofendido, de tal manera que se tiene siempre por alevosa la conducta del agresor a traición o por sorpresa, idea que está presente en términos de especial descalificación social y jurídica: alevosía, traición y muerte segura son, por ejemplo, en la Novísima Recopilación expresiones de un mismo concepto. Ciertamente que transformar un homicidio en asesinato es una decisión que ha de tomarse sólo cuando los presupuestos jurídico-punitivos correspondientes están inequívocamente probados, teniendo en cuenta principios esenciales del proceso penal que exigen que las circunstancias de agravación estén tan acreditadas como el hecho penal nuclear (STS 03/12/1992).

La alevosía requiere de un elemento normativo que se cumple si acompaña a cualquiera de los delitos contra las personas; de un elemento instrumental que puede afirmarse si la conducta del agente se enmarca en un actuar que asegure el resultado, sin riesgo para su persona, en algunas de las modalidades que doctrina y jurisprudencia distinguen en el asesinato alevoso, y de un elemento culpabilístico, consistente en el ánimo de conseguir la muerte sin ofrecer a la víctima posibilidad alguna de defensa; en cuanto a los modos, situaciones o instrumentos de que se valga el agente para asegurar el resultado excluyendo toda defensa y consiguiente riesgo para su persona, la doctrina jurisprudencial distingue tres supuestos de asesinato alevoso: la alevosía llamada proditoria o traicionera, si concurre celada, trampa o emboscada; la alevosía sorpresiva que se materializa en un ataque súbito o inesperado, y la alevosía por desvalimiento, en la que el agente se aprovecha de una especial situación de desamparo de la víctima que impide cualquier manifestación de defensa (SSTS 22/06/1993 y 20/05/1994).

La circunstancia de la alevosía exige la busca o aprovechamiento de cuantas situaciones de indefensión absoluta significan garantía para el agresor (STS 21/05/1960), y la jurisprudencia más reciente la viene entendiendo como de naturaleza mixta objetivo-subjetiva, referidos al binomio antijuridicidad-culpabilidad, lo que implica necesariamente una particular proyección en el dolo del sujeto, Page 37 de manera que el autor ha de proponerse las finalidades aseguratorias para la ejecución y para el actuante, así como sobre la indefensión de la víctima, y ello con independencia de que la situación sea creada o buscada de propósito o tan sólo aprovechada, requiriéndose no sólo la presencia del dolo en la acción del agente, sino el tendencial ánimo, dirigido hacia la indefensión del sujeto pasivo, y siendo tal agravante una circunstancia de tendencia, porque incluye un elemento subjetivo que decide el plus de antijuridicidad (STS 18/10/1995).

El dolo tiene una particular significación en el asesinato, al ser necesario que el conocimiento y la voluntad del autor del delito abarque no sólo el hecho de la muerte, sino también el particular modo en que la alevosía se manifiesta, pues el sujeto ha de querer el homicidio y ha de querer también realizarlo con la concreta indefensión de que se trate, requisito que ha de concurrir en este delito como en cualquier otro de carácter doloso (STS 07/02/1997).

§ 2 1. Modalidades de asesinato alevoso

Como señalamos anteriormente, la jurisprudencia distingue tres modalidades de asesinato alevoso: a) el proditorio, caracterizado por la emboscada, el acecho, el apostamiento o la acechanza, que comporta una cierta deliberación y trazado de un plan delictivo, con ocultamiento del agente en lugar propicio a la espera de la víctima; b) el asesinato aleve, por sorpresa, caracterizado por el ataque súbito e inesperado, con total falta de prevención por parte del afectado, dado el modo repentino o inopinado de la agresión, se halle aquél de frente o de espaldas, no existiendo indicio que permita presagiar al afectado la realidad e inminencia de semejante agresión impeditiva de todo intento defensivo, y c) el asesinato con aprovechamiento de desvalimiento o indefensión del ofendido no provocados por el agente, siendo aquél de corta o avanzada edad, o hallándose enfermo, durmiendo, embriagado, narcotizado o en situación semejante (SSTS 05/03/1980; 31/05/1983; 16/05/1985; 21/10/1985; 31/10/1985; 23/12/1985; 14/02/1987; 22/06/1987; 29/02/1988; 05/11/1980; 10/02/1983; 04/07/1983; 26/12/1984; 13/06/1986; 15/02/1988; 18/03/1988; 22/06/1993; 29/10/1993; 11/05/1994; 21/02/1995; 20/03/1997; 11/06/1997; 25/06/1998; 01/03/1999; 29/06/2000 y 06/11/2000). Page 38

§ 2 2. Diferencia entre alevosía y abuso de superioridad

Los elementos constitutivos de la alevosía son los siguientes: primero, en cuanto a los medios comisivos, se debe de producir un aseguramiento del resultado que se proyecta sin riesgo para el agente, con eliminación de la posible defensa que pudiera hacer el ofendido.12 Así las cosas, la agravante es de cariz predominante objetivo al descansar en dos pilares que realzan su carácter ejecutivo: el aseguramiento de la acción delictiva y la eliminación de la consiguiente reacción defensiva del ofendido No obstante lo anterior, el cariz predominantemente objetivo no impide que, en segundo lugar y en lo que se refiere a la culpabilidad, la alevosía se integre por el ánimo tendencial proyectado hacia la indefensión del agente, poniendo así de relieve un elemento subjetivo y destacando, a la vez, la vileza y villanía en el obrar que empaña la acción y, finalmente, tercero, es necesario que la conjunción de los anteriores elementos esté denunciando una mayor repulsa social y una más enérgica respuesta legal ante el logro finalista de la acción (SSTS 05/02/1981; 16/06/1981; 16/12/1981; 24/01/1983; 10/05/1984; 25/06/1986; 27/05/1991; 26/03/1991; 02/01/1992; 22/01/1997 y 16/10/1998).

La alevosía ligada a la acción de dar muerte a una persona comporta un mayor desvalor de acción, porque en el plano ex ante el empleo de determinados medios, formas o modos tendentes a asegurar la ejecución del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA