Comentario a Artículo 381 del Código Penal

Autor:Arturo Fernández Santiago; Marta Castro Fuertes; Rosa María López Neira
Cargo del Autor:Abogados
 
EXTRACTO GRATUITO

La SAP BURGOS 30/06/2009, en la que se menciona la SAP ZARAGOZA 11/04/ 2008, nos dice que "la intensidad y magnitud del tráfico automovilístico en las sociedades industrializadas ha determinado que la seguridad vial se configure como uno de los intereses más relevantes para la seguridad colectiva y, de ahí, la necesidad de responder penalmente ante comportamientos insolidarios que son creadores de riesgos socialmente inaceptables". Por ello las distintas legislaciones han recurrido en este ámbito a la técnica tipificadora de los delitos de peligro, adelantando la línea de intervención del derecho penal al castigo de aquellas conductas que, atendiendo a reglas de la experiencia, son generadoras de un peligro intolerable para la seguridad vial y en última instancia para la vida y la integridad física de todos (STC Pleno 2/2003, 16/01/2003). Como tales delitos de peligro, algunos de los delitos de conducción temeraria requieren junto al peligro general o común para la seguridad colectiva referida al tráfico motorizado, la efectiva creación de una situación de peligro para bienes jurídicos individuales (delitos de peligro concreto -artículo 381 párrafo 1º y 384 párrafo 1º), mientras que otros incriminan la conducción prevista como peligrosa, aunque no se produzca dicha situación de riesgo para el caso concreto (delitos de peligro abstracto -artículos 381 párrafo 2º y 384 párrafo 2º).

Conforme se indica en la SAP JAEN 14/07/2009, lo primero que procede resaltar, es que la conducción temeraria que se castiga en el actual art. 380 CP, como la agravada del art. 381, siguiendo la doctrina de la Sala Segunda ya mencionada en los comentarios del artículo 380, es en principio un ilícito administrativo que el art . 65.5 .d y f en su variante específica de conducir contra el sentido de la circulación, de la Ley de Tráfico Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, tipifica como infracción muy grave. No obstante, cuando la temeridad es manifiesta, es decir, patente, clara y con ella se pone en concreto peligro la vida o la integridad de las personas, el ilícito se convierte en penal y da lugar al delito previsto en el art . 380. Siendo la temeridad prevista en la infracción administrativa, en principio, la misma que en esencia integra el delito, la diferencia entre ambas radica en que en el delito, la temeridad es notoria o evidente para el ciudadano medio y, además, crea un peligro efectivo, constatable, para la vida o la integridad física de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA