Algunas claves del tratamiento penal de la violencia de género: acción y reacción

Autor:Mercedes Pérez Manzano
Cargo:Catedrática de Derecho Penal, Universidad Autónoma de Madrid
Páginas:17-65
RESUMEN

Este trabajo tiene como objetivo dotar al lector de algunas herramientas conceptuales, estadísticas y analíticas, necesarias para valorar el modelo español de tratamiento penal de la violencia de género. A tal efecto se individualiza el fenómeno, se valoran sus cifras y se analizan algunas de las cuestiones más debatidas del modelo español; en concreto, se analiza la justifi cación de los delitos ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
Algunas claves del tratamiento penal de la violencia de género: acción y reacción 17
RJUAM, n.º 34, 2016-II, pp. 17-65ISSN: 1575-720-X
ALGUNAS CLAVES DEL TRATAMIENTO PENAL DE LA
VIOLENCIA DE GÉNERO: ACCIÓN Y REACCIÓN*
M P M**
Resumen: Este trabajo tiene como objetivo dotar al lector de algunas herramientas conceptuales,
estadísticas y analíticas, necesarias para valorar el modelo español de tratamiento penal de la
violencia de género. A tal efecto se individualiza el fenómeno, se valoran sus cifras y se analizan
algunas de las cuestiones más debatidas del modelo español; en concreto, se analiza la justifi ca-
ción de los delitos género-específi cos –su eventual confrontación con el principio de igualdad y
la presunción de inocencia–, así como la ausencia de un delito de feminicidio en el Código Penal
español. Finalmente se abordan dos cuestiones controvertidas sobre la califi cación penal de la
reacción violenta de la víctima de violencia de género, relativas a la concurrencia de alevosía y a
la posibilidad de aplicación de la legítima defensa.
Palabras clave: Alevosía, asesinato, femicidio, feminicidio, legítima defensa, violencia de género,
violencia doméstica.
Abstract: This paper tries to provide conceptual, statistical and analytical tools useful to assess
the Spanish Criminal Code regulation on gender violence against women in domestic context.
To this purpose statistical data as well as some of the most controversial issues (such as gender-
specifi c crimes’ justifi cation or the lack of a femicide crime) are analyzed. Finally, the paper deals
with two additional topics related to battere d women´s reaction: Murder or manslaughter? May
self-defense be alleged when women kill their domestic tyrants?
Keywords: Domestic tyrant, domestic violence, femicide, gender violence, murder, self-defense.
SUMARIO: I. INTRODUCCIÓN; II. PRECISIONES CONCEPTUALES; 1. Violencia; 2. Vio-
lencia doméstica versus violencia de género; 3. Violencia de género doméstica y en otros con-
textos; III. LO QUE LAS CIFRAS EVIDENCIAN; 1. La violencia de género como fenómeno
universal; 2. Las cifras en la Unión Europea; 3. Los datos de la violencia de género en España;
4. Algunas conclusiones; IV. LA REGULACIÓN PENAL DE LAS CONDUCTAS RELATI-
VAS A LA VIOLENCIA DE GÉNERO; 1. Mapa de las disposiciones penales; A. Desarrollo
legislativo; B. Delitos específi cos; C. Conductas sancionadas por delitos comunes; 2. Algunos
aciertos, dudas y défi cits del modelo español; A. La fundamentación del mayor desvalor de
los delitos género-específi cos y el principio de igualdad; B. La presunción de inocencia y las
opciones político-criminales; C. La selección de delitos género-específi cos y la ausencia del
* Fecha de recepción: 11 de noviembre de 2016.
Fecha de aceptación: 15 de noviembre de 2016.
** Catedrática de Derecho Penal, Universidad Autónoma de Madrid. Correo electrónico:
mercedesp.manzano@uam.es.
MERCEDES PÉREZ MANZANO
18
RJUAM, n.º 34, 2016-II, pp. 17-65 ISSN: 1575-720-X
feminicidio; D. La igualación de la pena de ciertos casos de violencia doméstica y de violen-
cia de género sobre las mujeres; V. LA CALIFICACIÓN PENAL DE LA CONDUCTA DE
LA VÍCTIMA: CUANDO LA VÍCTIMA REACCIONA VIOLENTAMENTE; 1. Alevosía y
asesinato al dar muerte al maltratador; 2. La defensa legítima frente al maltratador; A. Agre-
sión ilegítima actual; B. La necesidad racional del medio empleado para impedir o repeler la
agresión; C. ¿Subsidiariedad de la defensa?; D. Invalidez de las restricciones ético-sociales a
la legítima defensa; VI. BIBLIOGRAFÍA.
I. INTRODUCCIÓN
1. La violencia ejercida sobre las mujeres es un problema social de tal magnitud y
gravedad que no puede escapar a la regulación penal, dado que, como es sabido, el Dere-
cho penal es la rama del ordenamiento jurídico que se ocupa de la protección de los bienes
jurídicos fundamentales frente a los ataques más intolerables a los mismos. Malos tratos,
lesiones, amenazas, acosos, asesinatos, agresiones sexuales, prostitución y matrimonios
forzados, trata de seres humanos, son todas ellas conductas sancionadas por los Códigos
Penales que tienen como víctimas de forma abrumadoramente mayoritaria a las mujeres.
El estudio de la violencia sobre las mujeres desde una perspectiva penal podría realizarse,
como ha venido haciéndose de forma tradicional, al hilo del estudio de las guras delictivas
que tienen una incidencia especial en el colectivo de mujeres. Considero, no obstante, más
adecuado adoptar un enfoque unitario global que permita tener una visión de conjunto del
tratamiento penal de la violencia sobre las mujeres. Esta perspectiva panorámica no solo
debe incluir el estudio de las disposiciones penales aplicables al maltratador, sino también
la respuesta penal otorgada a las actuaciones de las víctimas cuando reaccionan, pues una
forma más de perpetuar la violencia de género sobre la mujer es amenazar a sus víctimas
con el castigo penal: con un castigo desproporcionado o inadecuado por no tomar en con-
sideración las circunstancias en las que la reacción de las víctimas se produce.
En esta visión de conjunto no me detendré en el análisis detallado de los tipos de-
lictivos, que se puede encontrar en los manuales y estudios doctrinales; objetivo de esta
contribución, más bien, es poner a disposición del lector un conjunto de herramientas
–conceptuales, estadísticas…– y refl exiones que revelen las claves del modelo español de
protección penal frente a la violencia de género y permitan valorarlo.
II. PRECISIONES CONCEPTUALES
1. Violencia
2. A tal efecto resulta necesario realizar alguna precisión tanto sobre el signifi cado que
se da al término violencia como a la expresión violencia de género.
Algunas claves del tratamiento penal de la violencia de género: acción y reacción 19
RJUAM, n.º 34, 2016-II, pp. 17-65ISSN: 1575-720-X
En los documentos internacionales se utiliza el término violencia, al referirse a la que
se ejerce sobre las mujeres, en un sentido amplio comprensivo de cinco categorías: violencia
física, violencia sexual, violencia psicológica de control, violencia psicológica emocional
y violencia económica. La violencia física abarca todo acto de utilización de fuerza física
sobre la víctima, distinguiéndose entre la violencia física moderada (abofetear, empujar,
agarrar, tirar del pelo, lanzarle un objeto…) y la severa (golpear con el puño o cualquier
objeto, dar patadas, arrastrar a la víctima, intento de asfi xiar o quemar, usar arma de fuego o
blanca, o amenazar con armas…). La violencia sexual incluye el sometimiento, no deseado,
a todo tipo de acto de naturaleza sexual o que implique un trato de la persona como objeto se-
xual, abarcando desde el piropo soez hasta la violación. La violencia psicológica de control
comprende conductas de control o vigilancia de la actividad de la víctima, restringiendo su
libertad o privacidad de cualquier modo. La violencia psicológica emocional es aquella que
genera en la víctima un estado de angustia, miedo o humillación que le impide el ejercicio
de su libertad. La violencia económica, por último, implica el ejercicio de control sobre la
víctima a través del control de la economía doméstica o la obstaculización o impedimento
de la independencia económica de la víctima.
2. Violencia de género versus violencia doméstica
3. La expresión violencia de género se ha impuesto, fi nalmente, en los documentos
internacionales y la doctrina especializada sobre otras alternativas terminológicas más gené-
ricas y con menor potencial signifi cante (violencia sobre las mujeres), incluso notablemente
distorsionadoras (violencia doméstica). Con ella se pone de relieve que la violencia sobre las
mujeres tiene una causa específi ca, que es «consecuencia de una situación de discriminación
intemporal que tiene su origen en una estructura social de naturaleza patriarcal»1. Si el sexo
apela a características y funciones biológicas, el género es el resultado de un proceso social
de creación de identidades a partir de la asignación simbólica de expectativas de comporta-
miento, roles y valores que diferencian a hombres y mujeres. Esta atribución de identidades
de género no es neutral, pues el sistema social patriarcal, tradicional y mayoritariamente
subsistente, asigna al género femenino un rol subordinado respecto al del género masculino.
Los documentos internacionales, ya desde la Declaración de la ONU sobre la elimi-
nación de la violencia sobre la mujer de 1993, caracterizan a la violencia sobre las mu-
jeres como violencia de género, apelando, con ello, tanto a su origen como a su carácter
instrumental respecto de la discriminación social de las mujeres. Así, el instrumento más
reciente del marco europeo, el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha
contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica adoptado el 11 de mayo de
2011 en Estambul (en adelante, Convenio de Estambul) reconoce «que la violencia contra
las mujeres es una manifestación del desequilibrio histórico entre la mujer y el hombre que
1 MAQUEDA ABREU, M.L., «La violencia de género: entre el concepto jurídico y la realidad social»,
Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología, núm. 8, 2006, p. 2.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA