La circulación aérea

Autor:José Daniel Parada Vázquez
Páginas:441-457
RESUMEN

1. La circulación aérea. A. Concepto y principios inspiradores. B. El Servicio de Tránsito Aéreo. C. La circulación aérea en España. D. Las Organizaciones internacionales de los Servicios de Tránsito Aéreo. E. Los sistemas de circulación aérea del futuro. 2. La responsabilidad de los Servicios de Tránsito Aéreo. A. Consideraciones generales. B. Naturaleza jurídica. C. Modalidades de... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 441

1. La circulación aérea
A Concepto y principios inspiradores

Todo lo anteriormente expuesto en orden a la determinación y examen de los elementos de la relación jurídica aeronáutica y su conclusión, confluye en un resultado final, cual es el traslado de personas o cosas a largas distancias, cada vez mayores, y se hace necesario ordenar ese resultado final, cual es la circulación aérea. Una serie de expresiones similares, son definidas y distinguidas en la normativa que se ocupa de reglamentarlas, tales como, vuelo, navegación aérea, tráfico aéreo, circulación aérea, etc., Tapia Salinas (Derecho Aeronáutico, página 249) les da únicamente sentidoPage 442 técnico, aunque no jurídico a la diferenciación; sin embargo entendemos que aunque en términos generales está en lo cierto, tan ilustre y valioso tratadista, la diferenciación técnica puede y debe incidir en la calificación jurídica, toda vez que los presupuestos de hecho a los que se les debe aplicar la normativa aérea, son en muchos casos eminentemente técnicos.

La razón de ser de la ordenación legal de la circulación aérea radica evidentemente en la intensidad del tráfico, que si en sus orígenes permitía una cierta libertad, basada en el sistema primitivo de vuelo de "ver y ser visto", como señala Tapia en la obra y lugar citado; en la actualidad donde el tráfico experimenta un incremento cercano al 6% anual en algunas áreas del mundo resulta imperante la necesidad de su reglamentación. Esta realidad ya prevista por los legisladores internacionales de Chicago, dió lugar al artículo 12 del Convenio de la Aviación Civil Internacional de 1944, en tal precepto bajo el título de "Reglas del aire", se establece, que "Cada Estado contratante se compromete a adoptar medidas que aseguren que todas las aeronaves que vuelen sobre su territorio o maniobren en él, así como todas las aeronaves que lleven la marca de su nacionalidad, dondequiera que se encuentren, observen las reglas y reglamentos en vigor relativos a los vuelos y maniobras en tal lugar. Cada Estado contratante se compromete a mantener sus propios reglamentos sobre este particular conformes en todo lo posible, con los que oportunamente se establezcan en aplicación del presente Convenio. Sobre alta mar, las reglas en vigor serán las que se establezcan de acuerdo con el presente Convenio. Cada Estado contratante se compromete a asegurar que se procederá contra todas las personas que infrinjan los reglamentos aplicables".

El Convenio de Chicago de 1944 establece unos principios de carácter general que habrán de ser tenidos en cuenta en las Reglamentaciones de los Estados contratantes y en los acuerdos internacionales que traten sobre esta materia, así como en el uso habitual de la aviación civil; aunque con la matización de "en todo lo posible", contenida en el artículo 12 comentado, que indica la adecuación a las posibles peculiaridades de cada caso. Estos principios están contenidos en los preceptos que a continuación exponemos:

Page 443

a'. Bajo el título de "Zonas prohibidas" se establece, que

  1. Cada Estado contratante puede, por razones de necesidad militar o de seguridad pública, restringir prohibir uniformemente los vuelos de las aeronaves de otros Estados sobre ciertas zonas de su territorio, siempre que no se establezcan distinciones a este respecto entre las aeronaves del Estado de cuyo territorio se trate, que se empleen en servicios aéreos internacionales regulares, y las aeronaves de los otros Estados contratantes que se empleen en servicios similares. Dichas zonas prohibidas deberán ser de extensión y situación razonables, a fin de no estorbar innecesariamente a la navegación aérea. La descripción de tales zonas prohibidas situadas en el territorio de un Estado contratante y todas las modificaciones ulteriores deberán comunicarse lo antes posible a los demás Estados contratantes y a la Organización de Aviación civil Internacional.

  2. Cada Estado contratante se reserva igualmente el derecho, en circunstancias excepcionales, durante un período de emergencia o en interés de la seguridad pública, a restringir o prohibir temporalmente y con efecto inmediato los vuelos sobre todo su territorio o parte del mismo, a condición de que esta restricción o prohibición se aplique, sin distinción de nacionalidad, a las aeronaves de todos los demás Estados.

  3. Cada Estado contratante, puede exigir, de acuerdo con las reglamentaciones que establezca, que toda aeronave que penetre en las zonas indicadas en los párrafos a) y b), anteriores, aterrice tan pronto como le sea posible en un aeropuerto designado dentro de su territorio." (artículo 9).

    b'. Bajo el título de "Aplicación de las reglamentaciones aéreas", se establece que " A reserva de lo dispuesto en el presente Convenio, las leyes y reglamentos de un Estado contratante relativos a la entrada y salida de su territorio de las aeronaves empleadas en la navegación aérea internacional o a la operación y navegación de dichas aeronaves, mientras se encuentren en su territorio, se aplicaránPage 444 sin distinción de nacionalidad a las aeronaves de todos los Estados contratantes y dichas aeronaves beberán cumplir tales leyes y reglamentos a la entrada, a la salida y mientras se encuentren dentro del territorio de cada Estado" (artículo 11).

    c'. Bajo el título de "Instalaciones y servicios y sistemas normalizados para la navegación aérea" se determina, que cada Estado contratante se compromete, en la medida que lo juzgue factible a:

  4. Proveer en su territorio aeropuertos, servicios de radio, servicios meteorológicos, y otras instalaciones y servicios para la navegación aérea a fin de facilitar la navegación aérea internacional, de acuerdo con las normas y métodos recomendados o establecidos oportunamente en aplicación del presente Convenio.

    Adoptar y aplicar los sistemas normalizados apropiados sobre procedimientos de comunicaciones, códigos, balizamiento, señales, iluminación y demás métodos y reglas de operación que se recomienden o establezcan oportunamente, en aplicación del presente Convenio.

  5. Colaborar en las medidas internacionales tomadas para asegurar la publicación de mapas y cartas aeronáuticas, de conformidad con las normas que se recomiendan o establezcan, en aplicación del presente Convenio, (artículo 28).

    d'. Bajo el título "designación de rutas y aeropuertos", se establece que, "Cada Estado contratante puede, con sujección a las disposiciones del presente Convenio, designar la ruta que deberá seguir en su territorio cualquier servicio aéreo internacional, así cómodos aeropuertos que podrá utilizar" (artículo 68).

B El Servicio de Tránsito Aéreo

El tránsito aéreo está definido en nuestro Reglamento de Circulación Aérea, como, el que incluye a " todas las aeronaves que se hallen en vuelo, y las que circulan por el área de maniobras de un aeródromo."

Page 445

Se refiere al establecimiento de los espacios aéreos, dependencias y servicios necesarios para fomentar con seguridad el movimiento ordenado y rápido de las aeronaves.

El Anexo II del Convenio de Chicago, establecido en Mayo de 1950, cambió la anterior denominación de Control de Tránsito Aéreo por la de Servicio de Tránsito Aéreo. Comprende tres aspectos; el control del tránsito aéreo, el servicio de información y el servicio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA