La causa y la situación patrimonial justa

Autor:Jose Luis del Moral Barilari
Cargo:Abogado y Doctor en Derecho
Páginas:2495-2524
RESUMEN

El autor del presente artículo defiende que la causa no es el fenómeno productor de un efecto pues tal función lo verifica una acción. La causa no es más que la relación mental que el Hombre hace entre una acción y su efecto, fruto de experiencias anteriormente vividas en que ambos fenómenos se produjeron sin interrupción o solución de continuidad. Esto provocaría un vuelco en la concepción... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
Revista Crítica de Derecho Inmobiliario, N.º 769, págs. 2495 a 2524 2495
La causa y la situación patrimonial
justa
The cause and the fair patrimonial
situation
por
JOSE LUIS DEL MORAL BARILARI
Abogado y Doctor en Derecho
RESUMEN: El autor del presente artículo defiende que la causa no es el
fenómeno productor de un efecto pues tal función lo verifica una acción. La
causa no es más que la relación mental que el Hombre hace entre una acción y
su efecto, fruto de experiencias anteriormente vividas en que ambos fenómenos
se produjeron sin interrupción o solución de continuidad. Esto provocaría un
vuelco en la concepción tradicional de la causa, relevándola a un papel pura-
mente conectivo, dejando de estar presente en los acuerdos y no sirviendo para
justificar una situación patrimonial legítima.
ABSTRACT: The author of this article defends that the cause is not the phe-
nomenon that produces an effect, since such a function is verified by an action.
The cause is no more than the mental relationship that Man makes between an
action and its effect, the result of previously lived experiences in which both
phenomena occurred without interruption or discontinuity. This would cause a
shift in the traditional conception of the cause, limiting it to a purely connec-
tive role, ceasing to be present in the agreements and not serving to justify a
legitimate patrimonial situation.
PALABRAS CLAVE: Causa. Acción. Efecto. Acto. Prestación. Motivo.
Enriquecimiento injusto. Animus. Intención. Proposición. Consecuencia.
Jose Luis del Moral Barilari
2496 Revista Crítica de Derecho Inmobiliario, N.º 769, págs. 2495 a 2524
KEY WORDS: Cause. Action. Effect. Act. Prestation. Motif. Unfair enrich-
ment. Animus. Intention. Proposition. Consequence.
SUMARIO: I. LA CAUSA: A) PRELIMINAR. B) CONCEPTO. C) DISTINCIÓN CON
FIGURAS AFINES: a) Del mismo acto. B) Provenientes de un acto anterior.—II. LA
SITUACIÓN PATRIMONIAL JUSTA.—III. BIBLIOGRAFÍA.
I. LA CAUSA
A) PRELIMINAR
Desde el principio de los tiempos, el hombre ha contemplado la naturaleza
con constante asombro. Veía como, cada cierto tiempo, se producían delante
de él fenómenos extraños e inexplicables. Un día veía un destello, que parecía
dibujar una especie de una raya en el cielo (por lo que la llamo «rayo») que ter-
minaba cayendo cerca suyo y, sin saber muy bien por qué, a los pocos segundos
observaba cómo se generaba inmediatamente una fuente de luz. Como esa luz
producía también una sensación agradable de calor, decidió llevarse a su cueva
la rama donde había prendido para que los suyos también pudieran disfrutarla. El
frío invierno glacial no daba tregua y el fuego (que es como se pasó a llamar ese
fenómeno porque era el focus donde se reunía toda la tribu) hacía más habitable
la cueva, razón por la que decidieron llamar a dicho espacio, a partir de ese mo-
mento, con el nombre de hogar (fogar). Por desgracia, un tiempo después, ese
nuevo invitado se apagó y en la cueva volvió a imperar el frío y la oscuridad.
Tiempo después, otro miembro del clan llegó a la cueva con otro palo en-
cendido con ese mismo «fuego». Automáticamente, el primero de los hombres
que lo llevó a la cueva extrajo una conclusión: había caído otro rayo cerca de
la cueva. ¿Por qué? Pues porque podía crear una relación —que no existía en
la realidad, pero sí en su mente— entre un fenómeno que había visto (rayo) y
lo que después se había producido (fuego).
Sin saberlo ninguno de los miembros de la tribu, la causa ya había hecho
acto de presencia entre todos ellos. Y lo había hecho gracias, no a la naturaleza
(un rayo y un fuego), sino a que su mente le permitía establecer esa relación:
la relación causal.
B) CONCEPTO
En la antigua Grecia no se hablaba de causa para hacer referencia a ese fe-
nómeno, pues se utilizaba la palabra α
í
т
í
α ó aitía, del verbo aitomai AITIΩMAI 

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA