Cauce procesal para reclamar el importe resultante de una claúsula de blindaje ¿Procedimiento de despido o de reclamación de cantidad?

Autor:Isabel Moya Chimenti
Cargo:Abogada
Páginas:9-9
 
EXTRACTO GRATUITO
Novedades Jurisprudenciales Laboral 9
Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 2 de diciembre de 2016 (Recurso núm. 431/2014)
Un trabajador despedido por causas objetivas, a quien la empresa le abona la indemnización prevista legalmente para
dicho despido, reclama a través del procedimiento ordinario de reclamación de cantidad una indemnización superior
resultante de aplicar una cláusula de blindaje que, a su parecer, tenía reconocida por su empresa empleadora.
A la vista de estos hechos, el Tribunal Supremo debe determinar si el procedimiento ordinario de reclamación de
cantidad es el ajustado para este tipo de peticiones o si, por el contrario, el cauce apropiado habría sido el específico
de despido (lo cual habría conllevado la caducidad de la acción).
El Tribunal Supremo, antes de pronunciarse sobre el caso concreto que se le plantea, aprovecha para analizar de
manera pormenorizada su doctrina en esta cuestión. Dada su relevancia, la resumimos a continuación.
En el año 2007 ya entendió el Tribunal Supremo que en aquellos casos en que la empresa reconociera la improcedencia
del despido, el procedimiento ordinario resultaba el adecuado para reclamar el importe de la indemnización que no se
hubiera abonado al trabajador, si el importe como tal de la indemnización totalmente pacífico. En el mismo sentido, en
septiembre de 2008 y en noviembre de 2010 el Tribunal Supremo manifestó que si no existían discrepancias en torno a
la calificación del despido, ni sobre el salario o la antigüedad del trabajador, el procedimiento adecuado para reclamar
la indemnización era el procedimiento ordinario.
No sucede lo mismo cuando existen discrepancias en relación con la antigüedad o el salario del trabajador. El
Tribunal Supremo tuvo la ocasión de pronunciarse al respecto en mayo de 2012 determinando que “resulta claro
que no estamos ante un simple impago de una cantidad no controvertida ni ante una merca discrepancia de cálculo,
existiendo conformidad en los elementos en función de los cuales se ha de calcular la indemnización por despido.
Se trata, por el contrario, de una diferencia que afecta a un eleme nto esencial de esa determinación, como es la
antigüedad, por lo que el procedimiento adecuado es el de despido.
A la luz de la citada doctrina, en el caso objeto de análisis, el Tribunal Supremo dictaminó que debía mantenerse
su doctrina tradicional, resolviendo que el procedimiento adecuado era el proceso propio del despido y ello puesto
que estaba en duda el valor de la cláusula de blindaje y su aplicación al caso en cuestión. Entendió por tanto el
Tribunal Supremo que la cláusula de blindaje afectaba a elementos básicos de la propia extinción y que no estaba
antes una mera diferencia aritmética ni una reclamación de cantidad no controvertida, sino ante una controversia
que depende de la interpretación de una cláusula contractual cuyo análisis, y valoración de su validez y vigencia, no
pueden realizarse al margen del acto extintivo del que trae causa.
En definitiva, de acuerdo con esta doctrina del Tribunal Supremo, en aquellos casos en que se tenga que dilucidar
la aplicación o no de una cláusula de blindaje, el trabajador tendrá que accionar frente a la empresa a través del
procedimiento de despido y no del ordinario de reclamación de cantidad.
Cabe mencionar que esta sentencia contiene dos votos particulares lo cual refleja el carácter controvertido de la
cuestión y que tendremos que estar atentos por si se produce alguna novedad al respecto.
Isabel Moya Chimenti • Abogada
CAUCE PROCESAL PARA RECLAMAR EL IMPORTE RESULTANTE DE UNA CLÁUSULA DE BLINDAJE
¿PROCEDIMIENTO DE DESPIDO O DE RECLAMACIÓN DE CANTIDAD?

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA