Un caso judicial de aplicación del test gestáltico de Rey