Cartografías de paces: las etapas de los estudios para la paz

Autor:Francisco Jiménez Bautista
Cargo del Autor:Profesor de Estudios de la paz
Páginas:123-157
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO IV. CARTOGRAFÍAS DE PACES: LAS ETAPAS DE
LOS ESTUDIOS PARA LA PAZ
Francisco Jiménez Bautista
Profesor de Estudios de la paz
Universidad de Granada, España
Entramos en el siglo XXI y ello nos plantea nuevos retos y temas como: violencia,
militarismo, armas nucleares, con icto global, cooperación, derechos humanos, re-
presión, sexismo, movimientos globales y cambio social, además, seguridad común,
justicia económica, con ictos étnicos, proliferación nuclear, conversión nuclear,
violencia cultural y simbólica, Norte-Sur y Sur-Sur, género-militarismo-desarrollo,
papel de las organizaciones supranacionales como la ONU y de las organizaciones
transnacionales (como Amnistía Internacional). Temas a los que hay que añadir:
transdisciplinariedad, globalización, transculturalismo y diferencias, sentido global
de la ciudadanía, participación, responsabilidad social, aceptación del con icto y
su transformación, nuevas perspectivas epistemológicas, postmodernidad, empo-
deramiento, ciencia y tecnología para la paz, paz y sociedad civil, global a  nal del
milenio, visiones de futuros posibles y deseables, Cultura de paz y Derecho Humano
a la paz. Más que un relato, necesitamos una teoría para saber qué rumbo tomar.
En este mu ndo la re exión sobre la idea de paz en la evolución humana es uno
de los temas recurrentes en la obra de Johan Galtung, sin embargo, ahí es dónde se
encuentra su principal falla, ya que con sus paces (negativa, positiva y cultural), no
avanza en desarrollar la categoría de paz, con nuevos conceptos que nos ayuden a
encontrar herramientas conceptuales para eliminar las distintas formas de violencia.
En este capítulo vamos a encontrar unos planteamientos y debates sobre nuevas
formas de construir la paz.
Lo que hemos observado, es una interconexión íntimamente relacionada con la
Cultura de paz, para  nalmente concebir que, el deseo de paz es un anhelo univer-
salmente reconocido que ha sido expresado e ilustrado a lo largo de la historia, en
los documentos de más hondo contenido de la cultura humana.
F J B
124
Los primeros pensamientos son casi simultáneos en Oriente y Occidente, en
China y en Grecia. Podemos concretar que las propuestas chinas de desarmen datan
de 546 a. de C. son paralelas a los intentos griegos de usar alianzas para terminar
con las guerras internas y contener las externas. Pero si bien ese deseo pudo surgir
en un mismo momento inspirado por la necesidad de acabar con los desastres y con
el imperio de la violencia, no alcanzó hasta fechas muy recientes un consenso en
cuanto a su de nición y realización práctica.
Hemos apuntado que al inicio el concepto de paz es posterior a la idea de paz.
Ciertamente estos conceptos de paz, tienen origen reciente dado que nacen en el
interés de aproximarse cientí camente a esta realidad y anhelo humano común
a todos los seres humanos. En un esfuerzo de sistematización veremos como la
construcción de un concepto de paz es directamente proporcional a la concepción de
un tipo de violencia. Es decir, frente a las diferentes formas de entender la violencia
(directa, estructural, cultural/simbólica e híbrida), paralelamente se sitúa una
idea de paz (negativa, positiva, neutra e híbrida). Para referirse a estos estudios, se
emplea comúnmente el término de Estudios para la paz, como pone de mani esto
el Cuadro IV.1:
Cuadro IV.1. Relación entre Violencia y Estudios para la paz.
Estudios de la violencia Estudios de/para la paz
- Violencia directa, agresión, guerras,
etc.
- Paz negativa, estudios humanitarios, atención
a la persona y colectivos en situación de ca-
tástrofes.
- Violencia estructural, desarrollo, ne-
cesidades básicas, pobreza, justicia
social, etc.
- Paz positiva, estudios para la cooperación,
para el desarrollo.
- Violencia cultural/simbólica, legitima-
ciones discursivas, símbolo de la vio-
lencia directa y la estructural.
- Paz neutra, iniciativas de Cultura de paz, diá-
logo interreligioso, etc., que neutralizan for-
mas de violencia cultural.
- Violencia híbrida, la suma total de las
violencias anteriores convertidas en
algo nuevo.
- Paz híbrida, buscar espacios de confort en dis-
tintas formas de violencia.
Fuente: Elaboración propia.
La paz, hemos señalado, como aspiración y necesidad humana signi ca no sólo
la disminución de todo tipo de violencia (directa, estructural, cultural/simbólica e
híbrida), sino condición indispensable para que los con ictos puedan ser transfor-
mados creativamente y de forma noviolenta, dónde transformamos con ictos para
buscar la paz (Jiménez, 2011). Si bien la solución puede parecer bien fácil, la historia
revela que la paz como la justicia social, como satisfacción de necesidades básicas
de todas las personas, es una cuestión compleja y una tarea difícil.
125
Capítulo IV. Cartografías de paces: las etapas de los Estudios para la paz
1. ¿Qué es la paz?
Cuando enfrentamos la paz, partimos de dos de niciones que son compatibles
y a la vez antagónicas: a) La paz es ausencia/reducción de todo tipo de violencia; b)
La paz es transformación empática, creativa y noviolenta de con ictos. Para ambas
de niciones es válido lo siguiente:
a) El trabajar para la paz es un trabajo para transformar los con ictos que buscan
la paz. Esta de nición está orientada hacia la violencia, siendo la paz su antagónico.
Por ello, para conocer la paz tenemos que conocer la violencia.
b) Las ciencias –que son sistemas de leyes– de la paz son el estudio de las condi-
ciones del trabajo por la paz. Esta de nición está orientada al con icto de forma em-
pática, creativa y noviolenta. Para conocer la paz tenemos que entender los con ictos
y saber cómo podemos Transformar con ic tos para buscar la paz (Jiménez, 2011).
Estas dos dimensiones son cientí cas, por tanto, las Ciencias de la paz obede-
cen a normas generales de investigación cientí ca, la ciencia son sistemas de leyes
como comunicabilidad y aceptabilidad interdisciplinar. Nosotros vamos a partir
de construir una ciencia de conceptos para generalizar de forma cientí ca. Para
nosotros de nimos el concepto de paz como todas aquellas situaciones donde se opta
por la noviolencia. No hay que olvidar, que la noviolencia es un compromiso con la
verdad y con la transformación que produce un cambio (Jiménez, 1997). En síntesis,
construyendo la paz como la suma de,
Paz = No violencia + No-violencia + Noviolencia
Relacionamos los distintos conceptos de No violencia, No-violencia y Noviolen-
cia con su correlación con la violencia (directa, estructural y cultural) que se resume
en el Figura IV.1, y de nimos de la siguiente forma,
- No violencia con oposición a la violencia directa, es decir, relaciones sin
violencia. La «no violencia» puede ser una situación en la que se consigue
que dejen de existir formas de violencia directa, generando unas relaciones
humanas «sin violencia» (Oposición a la violencia).
- No-violencia con oposición a la violencia estructural, es decir, resistencia sin
armas. La «no-violencia», viene del inglés «non-violence», un concepto que
traslada al lenguaje una realidad social (económica, política y cultural), ade-
más, de histórica, como por ejemplo la lucha sin armas de Gandhi. Representa
una forma de resistencia aparentemente nueva, en la que se renuncia al uso
de la violencia para resolver con ictos (Metodología de la resistencia).
- Noviolencia con oposición a la violencia cultural, es decir, hacer una  losofía
para la paz. La «noviolencia» como una sola palabra es obra de Aldo Capi-
tini, que la concibe al traducir la ahimsa (acción sin violencia) y Satyagraha

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA