Cadenas de bloques y Registros de derechos

Autor:Luis Antonio Gallego Fernández
Cargo:Registrador de la Propiedad
Páginas:97-141
RESUMEN

La atención mediática que en los últimos tiempos está recibiendo la tecnología de la cadena de bloques ha motivado que se haya propuesto su extensión a otros sectores más allá de su ámbito inicial: Bitcoin. En este artículo, tras una primera parte en la que se expone su funcionamiento, en su aplicación concreta a Bitcoin, se analiza si podría llegar a sustituir a los registros de derechos, pero... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 98

I Introducción

A finales de octubre del año 2008, en plena crisis financiera, SATOSHI NAKAMOTO1publica, a través de la Cryptography Mailing List (cryptography@metzdowd.com)2y de la página: http://www.bitcoin.org3, su artículo: «Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System» en el que el autor exponía su diseño para un sistema electrónico de pagos sin terceros de confianza: el sistema Bitcoin. Más tarde, en 2009, haría pública la primera versión del primer programa cliente de Bitcoin.

Page 99

Bitcoin4se caracteriza por la privacidad, su volatilidad, su naturaleza esencialmente descentralizada, la ausencia de una autoridad central que lo controle y el uso extensivo de la criptografía como medio para asegurar las transacciones. Estas características, junto con la reacción y desconfianza que se suscitó frente a los bancos centrales y privados durante la crisis de 2008, explican el desarrollo exponencial que ha experimentado esta criptomoneda desde sus inicios.

A la fecha de este artículo5la capitalización del mercado6de bitcoins es superior a los diecinueve mil cien millones de dólares y existen más de dieciséis millones de bitcoins en circulación con un precio medio de mercado, cada una de ellas, de alrededor de 1.175 dólares.

Por otro lado, en la actualidad son muchas las empresas que admiten el pago de sus productos o servicios en bitcoins (WordPress, Microsoft, Virgin, Dell, etc.) o su compra y cambio a monedas reales (Bitstamp7, Coinbase8, Kraken9, Bitfinex10, BTC-e11, LocalBitcoins12, OKCoin13, etc.). Además, tras la estela de bitcoin, han comenzado a surgir nuevas monedas virtuales (Litecoin14, Ripple15, Primecoin16, Dogecoin17, Zcash18, etc.) que utilizan la misma tecnología de base: las cadenas de bloques.

Son precisamente, las cadenas de bloques, la base tecnológica sobre la que se asienta el éxito de Bitcoin. Realmente, dichas cadenas de bloques, son una combinación de diferentes tecnologías (redes Peer-to-Peer, criptografía asimétrica, etc.) que ya eran conocidas desde hace tiempo. Lo verdaderamente novedoso es la forma en que se han combinado todas ellas.

Tal ha sido la atención mediática que ha recibido esta tecnología que recientemente se han buscado y señalado otros campos en los que podría tener aplicación. Entre estos campos se ha propuesto la contratación inmobiliaria, argumentando la mayor seguridad y transparencia que ofrece el sistema de cadenas de bloques frente a los sistemas actuales, así como el ahorro de costes que podría suponer su adopción en este campo, al permitir la eliminación de los intermediarios que tradicionalmente han venido interviniendo en este sector.

En este artículo se analizarán estas afirmaciones en relación con los Registros de la Propiedad y, más concretamente, en relación con los Registros de derechos, como lo son los Registros de la Propiedad españoles. No obstante, y como paso previo, se expondrá sucintamente el funcionamiento de las cadenas de bloques mediante el estudio de su implementación en el sistema Bitcoin.

II Funcionamiento de las cadenas de bloques. Bitcoin
1. Primero pasos

Bitcoin trata de implementar un sistema seguro para llevar a cabo transacciones sin la intervención de un tercero de confianza (por ejemplo, una entidad

Page 100

bancaria). Trata, por tanto, de establecer un sistema mediante el que puedan realizarse transferencias monetarias y que funcione de forma segura aun cuando sus usuarios no se conozcan y desconfíen unos de otros.

Como inciso, señalar que una consecuencia de lo anterior, y a diferencia del sistema bancario tradicional, es que en el supuesto de que ocurra cualquier problema, no existe ninguna persona, entidad o corporación ante la que plantear la oportuna reclamación, sino tan solo usuarios que no se conocen entre sí, por lo que no habrá nadie que responda por aquel mal funcionamiento.

En términos simplificados para lograr el objetivo expuesto en el primer párrafo de este epígrafe se establece un fichero digital en el que se hacen constar todas las transacciones que se van realizando entre dichos usuarios, a modo de libro de contabilidad. Una copia de este archivo se mantiene en cada uno de los equipos que se conectan a la red Bitcoin. Por tanto, cualquier usuario puede conocer las transacciones realizadas por los demás.

Es, precisamente, este grado de total distribución de la información lo que caracteriza al sistema Bitcoin y a la tecnología de cadena de bloques que lo sustenta. Ningún nodo de la red, por sí solo, es determinante ni imprescindi-ble para el correcto funcionamiento del sistema; si alguno de dichos nodos se pierde, ello no supone pérdida de información alguna puesto que todos tienen una copia completa de la misma y, por tanto, teóricamente ninguna persona o entidad individual podría hacerse con el control del sistema.

En Bitcoin existen distintos tipos de nodos o, dicho de otra forma, nodos que llevan a cabo diferentes funciones:

- En primer lugar, nodos que solo emiten transacciones (broadcast node): Son aplicaciones monedero que únicamente permiten enviar o recibir monedas a través de la red Bitcoin. Las hay para todo tipo de dispositivos y también existen plataformas web que ofrecen este servicio.

- Nodos que propagan transacciones (relay node): Su función es, principalmente, recibir transacciones y retransmitirlas a otros nodos, aunque también comprueban que tienen el formato correcto, que las firmas criptográficas que contienen son válidas y también verifican, en la cadena de bloques, que el dinero que se transfiere existe en la cuenta de origen de la transacción.

- Y, por último, nodos que emiten, transmiten y minan transacciones

(mining node): Además de poder llevar a cabo las mismas tareas que los anteriores tipos, su principal cometido es validar y añadir las transacciones a la cadena de bloques, en la forma que luego se verá.

La anterior clasificación está ordenada de menor a mayor complejidad, de tal forma que los nodos del primer grupo son los más simples y los que menos capacidad computacional requieren, mientras que los últimos son los más com-

Page 101

plejos, suelen contar con un hardware específico para poder realizar las labores de minado a la mayor velocidad posible y son, además, imprescindibles para garantizar la seguridad del sistema.

De forma muy resumida, para realizar una transferencia a favor de otro usuario no hay más que difundir un mensaje en la red Bitcoin indicando la cantidad a transferir y el destinatario. Con cada una de estas transacciones se realizan una serie de operaciones de verificación y, una vez superadas, se anotan en la copia del archivo contable del nodo que las hubiera verificado y se difunden a otros nodos, de tal forma que el libro de transacciones es mantenido por la totalidad de los usuarios.

Para comenzar a operar en la red Bitcoin lo primero que debe hacerse es crear nuestro propio monedero en el que almacenar las monedas virtuales y que también nos permitirá realizar transacciones. Como antes se ha indicado, existen numerosas páginas web que permiten crear estos monederos o bien podemos optar por la instalación en nuestro equipo de la correspondiente aplicación cliente. En este último caso también existe una gran variedad de programas entre los que elegir, para todo tipo de dispositivos (ordenadores personales, dispositivos móviles, etc.) o sistemas operativos e, incluso, es posible encontrar librerías para programar nuestro propio programa cliente19. Una de las aplicaciones cliente más populares es Bitcoin Core20.

Estos clientes, una vez instalados, descargan la totalidad de la cadena de bloques, convirtiéndose así nuestro dispositivo en un nodo más de la red Bitcoin, en el que se almacenará y, posteriormente, se actualizará una copia de la cadena de bloques.

En la actualidad la cadena de bloques completa ocupa, aproximadamente, unos 100 Gb. La primera vez que se ejecute el programa cliente instalado, tratará de descargar, construir índices y validar la totalidad de la cadena de bloques existente en ese momento lo que, debido a su volumen, podrá demorarse varios días dependiendo de la velocidad de nuestra conexión y de la capacidad de procesamiento de nuestro dispositivo. Una vez completado este proceso la copia de la cadena de bloques descargada se irá sincronizando automáticamente.

Existen, no obstante, clientes ligeros (MultiBit21, Electrum22, etc.) que solamente descargan las cabeceras de los bloques disponibles en la cadena, lo que reduce los tiempos anteriores y, a la vez, es suficiente para determinar si una transacción pertenece, o no, a un bloque sin necesidad de descargar la cadena completa.

Como antes se ha señalado, para realizar transacciones no hay más que enviar un mensaje a la red Bitcoin utilizando para ello nuestra aplicación cliente e indicando, al menos, el remitente, el destinatario y la cantidad de bitcoins a transferir. Para asegurar que el mensaje es auténtico e íntegro, es decir, para acreditar la identidad del remitente y que el mensaje enviado no ha sido modi-

Page 102

ficado, se utilizan técnicas de firma electrónica mediante criptografía asimétrica o criptografía de dos claves.

Para ello, las aplicaciones cliente generan pares de claves criptográficas compuestos, cada uno de ellos, por una clave pública y una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA