Bioética y transplantes

Autor:Joaquín Aguirre López
Cargo del Autor:Magistrado y profesor del Master de Bioética y Derecho de la UB.
Páginas:223-240
RESUMEN

La regulación española en materia de trasplantes constituye un modelo a seguir dado que nuestro país es el primero del mundo en número de trasplantes por mil habitantes, y dado que existe una positiva actitud social al respecto. La ley trata de conjugar el derecho al propio cuerpo, como expresión de la voluntad individual, y el principio de solidaridad, hacia los demás, que tiene un indudable cará... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 223

1. Introducción

La vida y la muerte, la salud y la enfermedad, la dignidad humana, la solidaridad o el altruismo son conceptos que se plantean siempre que se trata de la extracción y transplante de órganos. No cabe duda que algunos de ellos son conceptos eminentemente éticos , por lo que la Etica ha tenido y ha de tener un papel preponderante en la regulación jurídica de la extracción y transplante de órganos. Los grandes avances científicos producidos en las tres últimas décadas en materia de transplantes la han convertido, en ocasiones, en portada de los medios informativos, al permitir salvar o mejorar las condiciones de vida de personas Page 224 desahuciadas por las técnicas médicas tradicionales. El creciente número de transplantes y los complejos problemas éticos que planteaban obligaron al Estado a regular de una manera lo más completa posible dicha cuestión, promulgándose la Ley de 27 de octubre de 1.979, el Reglamento de 22 de febrero de 1.980 y , ya más recientemente, el Decreto de 1 de marzo de 1.996. Esta regulación sustituyó a la antigua Ley sobre transplantes que databa de 1.950, pues los avances científicos y, sobre todo, los pricipios políticos y morales vigentes en las dos o tres últimas décadas dejaron anticuada esta Ley.

La íntima relación existente entre Transplantes y Etica debía tener su reflejo en la Ley de Transplantes de 1.979, so pena de que dicha Ley quedara obsoleta desde el mismo momento de su promulgación, al ser ajena a la realidad social de la España de finales de la década de los 70. Por ello, se recogen en la Ley de 1.979 una seria de conceptos éticos a los que el Derecho otorga un rango especial al convertirlos en normas jurídicas de obligatoria aplicación . Tal vez sea la legislación en materia de Trasplantes una de las más influidas por las consideraciones de tipo ético y en la que dichos principios se consagran de una manera expresa, tal como veremos en los capítulos siguientes. La legislación española ha sido objeto de críticas muy favorables , tanto de médicos como de juristas, hasta el punto de que en el Congreso Internacional de Transplantes celebrado en Barcelona en Agosto de 1.996 se ha recomendado a todos los países seguir el ejemplo español en materia de transplantes, dado que España es el primer país del mundo en número de transplantes por mil habitantes.

2. Principios esenciales de la ley

Veamos como influyen los pricipios éticos en la configuración básica de la legislación de transplantes. Los principios esenciales que regulan la legislación pueden resumirse en los siguientes:

- el fin terapéutico, es decir, que el transplante se haga para salvar o mejorar las condiciones de vida del receptor y no con una finalidad de experimentación científica, en la donación entre vivos.

- la gratuidad, de tal modo que ni el donante ni el receptor , ni las familias de ambos deban abonar cantidad alguna por la extracción y transplante de órganos.

- la salvaguarda de la libertad individual, mediante la adecuada información al Page 225 donante y al receptor de las consecuencias médicas y psicológicas de su decisión.

- La protección de la vida y salud, tanto del donante como del receptor, adoptándose garantías concretas al respecto, que luego desarrollaré. En conclusión, la Ley trata de conjugar dos principios contrapuestos inicialmente:

- el derecho al propio cuerpo, como expresión de la libertad individual.

- el principio de solidaridad y altruismo hacia los demás, que tiene un indudable carácter social.

Por último, la vigente legislación tiene una gran ventaja, que se ha convertido en fundamental para aumentar el número de transplantes efectuados en España; esta ventaja consiste en fijar a los profesionales médicos el marco jurídico dentro del cual deben desenvolverse. Esto tiene una extraordinaria importancia en la medida en que proporciona una gran seguridad a la clase médica en su actuación profesional, al saber que están desarrollando su labor siguiendo los criterios legales. La inexistencia o inexactitud del marco legal originaría inseguridad, derivada del incremento de querellas interpuestas por las personas o los familiares de ellas afectadas por actuaciones médicas y, de otro lado, de la errática actuación judicial en ciertos temas que son resueltos de manera diferente por el Juez, a pesar de tratarse de supuestos fácticos idénticos. A continuación veremos más detalladamente como se regulan la extracción y transplante de órganos, distinguiendo entre donante vivo y donante cadáver.

3. Donante vivo

La cesión de órganos de personas vivas para su ulterior trasplante a una persona enferma que lo necesita, aunque constituye una disminución corporal en principio castigada penalmente (art. 147 C. Penal), está expresamente autorizada por la Ley de 1.979 y por el propio Código Penal en su art. 156. Pero para que esta disminución corporal no constituya un ilícito penal es necesario que se cumplan los estrictos requisitos establecidos en la Ley y el Reglamento.

  1. Que el trasplante tenga una finalidad terapéutica, no para fines científicos.

  2. Que el destino del órgano extraído lo sea para mejorar sustancialmente la esperanza o condiciones de vida del receptor.

  3. Que se trate de un órgano cuya extracción sea compatible con la vida del donante y Page 226 que no disminuya gravemente su capacidad funcional (órganos pares, en especial el riñón, y tejidos regenerables como la médula osea). Estos tres requisitos son expresión de los derechos constitucionales a la vida y a la salud, tanto del donante como del receptor.

  4. El consentimiento del donante.

    (12) El consentimiento es personalísimo, nadie puede hacerlo en representación de otro.

    (29) El donante debe ser mayor de edad y gozar de plenas facultades mentales, a fin de garantizar que el consentimiento sea libre.

    (32) El Reglamento añade, además, que el donante tenga un estado de salud adecuado parada extracción, a fin de no poner en peligro su vida.

    (42 ) Dado que solo pueden ser donantes los mayores de edad quedan prohibidas las donaciones que pudieran efectuar los menores, aún con el consentimiento de sus padres, salvo que se trate de médula osea, por tratarse de un tejido regenerable y siempre que no se ponga en peligro la vida del menor, ni se le produjera una disminución funcional permanente.

    (52) El donante debe estar previamente informado de las consecuencias de su decisión. Dicha información se practicará por un médico distinto al que practica la extracción y afectará a los siguientes extremos: Las consecuencias de orden físico y psíquico que pueden derivarse de la extracción; las repercusiones sobre su vida personal; y el beneficio que puede obtener el receptor. Asimismo, en cuanto al receptor, la Ley también establece unas garantías: -Fín curativo de la intervención, realización de las pruebas médicas y preparativos específicos oportunos, información y consentimiento del receptor o de sus familiares o representantes legales, si se trata de un menor o un paciente con déficit mental (art. 6).

    (62) El consentimiento debe ser_expreso, libre y consciente. Se refuerza la formalidad y trascendencia de este acto al establecer el Reglamento que se haga por escrito ante el Juez del Registro Civil y en presencia de determinados testigos. Asímismo, el médico que expide el certificado sobre la salud del donante y los citados testigos deben oponerse al acto de la donación si aprecian...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA