Bioética Global y Ética Biocultural

Autor:Ricardo Rozzi
Cargo:Departamento de Filosofía y Religión, University of North Texas
Páginas:56-72
RESUMEN

La ética biocultural recupera una comprensión de los vínculos vitales entre los hábitos de vida de los co-habitantes (humanos y otros-que-humanos) que comparten un hábitat. El marco formal de las "3Hs" de la ética biocultural nos entrega una herramienta conceptual y metodológica para comprender y también para administrar de mejor manera sistemas ecosociales o bioculturales en las heterogéneas... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
RicaRdo Rozzi Bioética GloBal y ética Biocultural
Cuadernos de BioétiCa XXVii 2016/3ª
339
BIOÉTICA GLOBAL Y ÉTICA BIOCULTURAL
GLOBAL BIOETHICS AND BIOCULTURAL ETHICS
RICARDO ROZZI
Departamento de Filosofía y Religión, University of North Texas
Denton, TX, 76203-0920
Instituto de Ecología y Biodiversidad y la Universidad de Magallanes
Punta Arenas, Casilla 113-D, Magallanes, Chile
Rozzi@unt.edu
RESUMEN:
La ética biocultural recupera una comprensión de los vínculos vitales entre los hábitos de vida de los
co-habitantes (humanos y otros-que-humanos) que comparten un hábitat. El marco formal de las “3Hs” de
la ética biocultural nos entrega una herramienta conceptual y metodológica para comprender y también
para administrar de mejor manera sistemas ecosociales o bioculturales en las heterogéneas regiones del
planeta. A partir de la bioética global originalmente propuesta por V.R. Potter, la integración de teoría
y praxis impulsada por Alfredo Pradenas en la Sociedad de Bioética de Chile, y el marco conceptual de
la ética biocultural (incluyendo tradiciones de pensamiento filosófico, científico y amerindio), realizo un
análisis comparativo sobre: (i) una concepción ecosistémica e intercultural del cuerpo humano, (ii) una
comprensión intercultural de la salud con prácticas complementarias de medicina amerindia y occidental, y
(iii) un aprecio y respeto por los vínculos fundamentales entre los hábitos de vida, los hábitats donde tienen
lugar, y el bienestar e identidad de las comunidades de cohabitantes. Los vínculos implícitos en las “3Hs”
de la ética biocultural están presentes en los significados primigenios del término ethos. Esta comprensión
recupera una raíz primaria en la génesis de la ética occidental, que no surgió acotada al cómo habitar o
morar humano, sino que consideró también el dónde habitar y con quiénes co-habitar. Propongo restau-
rar la complejidad y amplitud del concepto de ética fraguado en la Antigua Grecia, reafirmar las raíces
comunes de la bioética y la ética ambiental contenidas en la bioética global potteriana, e incorporar la
perspectiva sistémica y contextual de la ética biocultural que valora la diversidad biológica y cultural (y sus
interrelaciones), para sostener una concepción de la salud humana interconectada con la sustentabilidad
de la biosfera.
ABSTRACT:
The biocultural ethic recovers an understanding of the vital links between the life habits of the co-
inhabitants (humans and other-than-human) that share a habitat. The “3Hs” formal framework of the
biocultural ethics provides a conceptual and methodological tool to understand and to better manage
complex eco-social or biocultural systems in heterogeneous regions of the planet. From the global
bioethics originally proposed by V.R. Potter, the integration of theory and praxis promoted by Alfredo
Keywords:
Chile; Ecology;
Health, Intercultural;
Mapuche
Palabras clave:
Chile; Ecología;
Salud; Intercultural;
Mapuche
Recibido: 09/09/2016
Aceptado: 08/11/2016
Cuadernos de Bioética XXVII 2016/3ª
Copyright Cuadernos de Bioética
RicaRdo Rozzi Bioética GloBal y ética Biocultural
Cuadernos de BioétiCa XXVii 2016/3ª
340
No todos los humanos somos igualmente responsables,
pero toda la humanidad y la comunidad de seres vivos
están en peligro debido a las acciones de unos pocos
agentes específicos con un autointerés desequilibrado,
indiferentes a los intereses colectivos de los ciudada-
nos3. Al mismo tiempo, existen numerosas tradiciones
de pensamiento (dentro y fuera de la civilización oc-
cidental) y agentes socio-ambientalmente responsables
que favorecen la conservación de la salud de la tierra
y de las personas. Espero que la perspectiva de la ética
biocultural de este ensayo motive el interés por conside-
rar tradiciones culturales y prácticas medicinales latinoa-
mericanas, amerindias y criollas, rurales y urbanas, que
pueden contribuir a desarrollar una bioética global, a la
vez que contextual y regionalmente heterogénea.
Tercero, este número especial de Cuadernos de Bioé-
tica me ofrece un foro idóneo para rendir un homena-
3 Aristóteles y los griegos antiguos llamaban idiōtōs a aquellas
personas cuyo comportamiento anteponía sus intereses individuales
por sobre los intereses colectivos de los ciudadanos de la polis (o
Estado-nación) griega. Aristóteles fue implacable acerca de la nece-
sidad de castigar a los idiōtōs, o idiotas, con el fin de mantener un
régimen democrático. Sólo si ellos pagaban sus multas, cumplían
sus sentencias y corregían su comportamiento de autointerés de-
sequilibrado, podían permanecer en la polis como ciudadanos. Si
no lo hacían, entonces eran exiliados. Desde la perspectiva de la
ética biocultural la restauración de la capacidad del sistema judicial
para sancionar el individualismo exacerbado, absorto en sí mismo
(como los idiōtōs de Aristóteles) es una condición necesaria para la
reorientar la sociedad global hacia la sustentabilidad de la bios-
fera. Véase Rozzi, R. «Implications of the Biocultural Ethic for Earth
Stewardship». En: Earth Stewardship. Linking Ecology and Ethics in
Theory and Practice, Rozzi, R., Chapin III, F.S., Callicott, J.B., et al.
(eds.), Springer, Dordrecht, 2015, 113-136.
1. Introducción
Cuando se inauguró me invitó a escribir un ensayo
que vinculara la bioética con la ética ambiental, acepté
gustoso su invitación por tres razones. Primero, porque
en mi propuesta de la ética biocultural una de las tesis
centrales es que el bienestar de los humanos y de otros
seres van de la mano1. La comprensión de estos vínculos
parece ser la norma en muchas culturas del pasado y la
actualidad. La falta de preocupación ética por el bienes-
tar de la comunidad de cohabitantes que prevalece en la
sociedad global actual representa una anomalía cultural.
Espero que este ensayo aporte a la rectificación de esta
anomalía a través de dar mayor atención a formas de
cohabitar interculturales e inter-específicas (a menudo
ignoradas y marginadas por la globalidad) que valoran
el bienestar de las comunidades de cohabitantes huma-
nos y otros-que-humanos.
Segundo, la ética biocultural enfatiza que no es la es-
pecie humana como un todo la responsable de generar
el cambio climático global, tampoco de que “la humani-
dad” haya superado la biocapacidad del planeta Tierra2.
1 Rozzi, R. «Biocultural Ethics: Recovering the vital links bet-
ween the inhabitants, their habits, and habitats». Environmental
Ethics. 2012; 43: 27-50.
2 La huella ecológica global de la humanidad actual excede
la biocapacidad anual de la Tierra. Se ha estimado que desde el
año 2007 la sociedad global consume anualmente una vez y media
la biocapacidad del planeta. Véase Hoekstra, A.J., Wiedmann, T.O.
«Humanity’s unsustainable environmental footprint». Science. 2014;
344(6188): 1114-1117.
Pradenas in the Bioethics Society of Chile, and the conceptual framework of biocultural ethics (including
traditions of philosophical thought, scientific and Amerindians), I develop a comparative analysis of: (i) an
ecosystemic and intercultural concept of the human body, (ii) an intercultural understanding of health with
complementary Western and Native American medicinal practices, and (iii) an appreciation and respect
for the fundamental links among the life habits, the habitats where they take place, and the well-being
and identity of the communities of cohabitants. Implicit links in the “3Hs” biocultural ethics are present
in the archaic meanings of the term ethos. This understanding retrieves a primordial root in the genesis
of Western ethics, which did not start bounded to how to inhabit or dwell, but also considered where to
inhabit and with whom to co-inhabit. I propose to restore the complexity and breadth of the concept of
ethics originated in Ancient Greece, to reaffirm the common roots of bioethics and environmental ethics
contained in Potter’s global bioethics, and to incorporate the systemic and contextual perspective of the
biocultural ethic that values biological and cultural diversity (and their interrelationships), to sustain a
conception of human health interconnected with the sustainability of the biosphere.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA