El Banco de España como pieza del Eurosistema

Autor:Fernando Zunzunegui
 
EXTRACTO GRATUITO

La llegada del euro ha transformado la naturaleza del Banco de España, quien ha dejado de ser el Banco emisor de la moneda nacional. La soberanía monetaria ha sido atribuida al Eurosistema constituido por los once bancos centrales participantes y el Banco Central Europeo (BCE).

Este cambio supone una ruptura en la evolución histórica del Banco de España, unida desde su creación como Banco de San Carlos en 1872 al privilegio de emisión. Convertido en Banco de España en 1856, mantiene una permanente tensión con la autoridad política en busca de autonomía. En 1874 consigue que se le atribuya el carácter de Banco Nacional encargado del monopolio de emisión. Durante este siglo acrecienta sus funciones como Banco emisor y autoridad monetaria. Por fin, en 1994, alcanza la independencia deseada. Sin embargo, esta medida tan sólo era un paso previo necesario para transferir la soberanía monetaria a la nueva entidad supranacional. La convergencia económica necesaria para el nacimiento de la moneda única ha ido acompañada de una convergencia legal, en la que se ha sacrificado la recién estrenada autonomía del Banco de España. Un vez transformada su naturaleza, se está a la espera de que sea modificada su organización interna con el fin de adaptarla al ejercicio de las nuevas funciones.

Con la moneda única el Eurosistema asume la adopción de las decisiones de política monetaria, entre las que se encuentran las relativas a la realización de las operaciones de cambio de divisas y la promoción del buen funcionamiento del sistema de pagos. La gestión operativa de la política monetaria se confía a los bancos centrales nacionales, encargados de la ejecución en su territorio de las de las decisiones del BCE.

En la fase inicial del Eurosistema en la que nos encontramos, todos los esfuerzos deben ir encaminados a crear y reforzar la confianza del público en el nuevo banco central. Es encomiable que sus gestores hayan puesto especial énfasis en ser transparentes frente al público, justificando inmediatamente la adopción de las decisiones monetarias y divulgando a través de internet los informes que sirven de base a su adopción. Como ha puesto de relieve el pasado 12 de abril en Estocolmo, Hans Tietmeyer, presidente del Deutsche Bundesbank, este objetivo no resulta contradictorio con el secreto de las deliberaciones de sus órganos de gobierno. En este sentido, los gobernadores de los bancos centrales nacionales deben aprender a resolver sus discrepancias sin que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA