La bajada de tipos de interés desde el 0,5% al 0,25%

Autor:Juan Calvo Vérgez
Cargo del Autor:Profesor Titular (acreditado para Catedrático) de Derecho Financiero y Tributario
Páginas:117-120
 
EXTRACTO GRATUITO
X. LA BAJADA DE TIPOS DE INTERÉS DESDE
EL 0,5% AL 0,25%
Con fecha 7 de noviembre de 2013 el Consejo de Gobierno del Banco
Central Europeo decidió bajar, con efectos desde el 13 de noviembre de
2013 (fecha en la que se iba a producir la siguiente operación de facilidad
de crédito o refinanciación) los tipos de interés al 0,25% desde el 0,5%
anterior. Ciertamente se trataba de una decisión que respondía a factores
tales como la fortaleza del euro, que amenazaba la recuperación al castigar
a los exportadores, y la baja inflación en la Eurozona registrada en el mes de
octubre de 2013 (del 0,7% frente al 1,1% previsto). Con carácter adicional
en la citada reunión el BCE bajó la facilidad marginal de crédito, por la
que presta dinero a los bancos durante un día, en 25 puntos básicos hasta el
0,75%, con efectos en ambos casos a partir del 13 de noviembre de 2013,
manteniendo en cambio invariable la tasa de depósito que cobran los bancos
por tener el dinero en el BCE, que continuaba en el 0%62 y extendiendo la
62 No se optó, en consecuencia, en aquel momento, por rebajar la tasa de depósito a valores
negativos, lo que implicaría cobrar a los bancos por depositar su dinero en él, con el consiguiente
riesgo de que el BCE acabara reduciendo aún más su rentabilidad. Como es sabido en aquella
fecha la tasa de depósito se encontraba próxima a cero, lo que suponía que los bancos no obtenían
remuneración por el dinero que guardaban en el BCE. Así las cosas en el supuesto de que se
optase por el establecimiento de un tipo negativo (con la fi nalidad de poner en circulación el
dinero que los bancos dejan en la hucha de la autoridad monetaria e incentivar de una vez por
todas la concesión de crédito) ello implicaría que el BCE pasaría a cobrar a las entidades que
prefi riesen resguardar su liquidez en el Banco central en vez de prestarla. En este sentido situar
la facilidad de depósitos en terreno negativo podría contribuir a desatascar el crédito. Y, al
circular el dinero, podría incentivarse el consumo y luchar contra el fantasma de la defl ación.
Ahora bien también cabía la posibilidad de que entonces las entidades fi nancieras se refugiasen
en la deuda, haciendo uso de nuevo de la sistemática del carry trade, con lo que la compra de
bonos por parte de las entidades presionaría a la baja la rentabilidad y, poco a poco, la renta

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA