Aspectos Criminológicos

Autor:Isabel Sánchez García de Paz
Cargo del Autor:Profesora titular de Derecho Penal; Universidad de Valladolid
RESUMEN

1. Fenomenología del crimen organizado. 1.1. Tipología del comportamiento criminal organizado en atención a sus características genéricas. 1.1.1. La provisión de bienes y servicios ilegales. 1.1.2. El control ilegal de sectores económicos legales. 1.1.3. Crimen organizado y terrorismo. 1.2. Principales actividades delictivas del crimen organizado en Europa. 1.2.1. Tráfico de drogas y... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

1. FENOMENOLOGÍA DEL CRIMEN ORGANIZADO

1.1. Tipología del comportamiento criminal organizado en atención a sus características genéricas

Resulta de interés para la caracterización del fenómeno del crimen organizado una aproximación criminológica al mismo que ponga de relieve la fenomenología de los principales grupos de crimen organizado 1. Recogemos en primer término una clasificación que atiende a las características genéricas de su actividad. Debe advertirse no obstante que no es extraño que una misma organización asuma diferentes actividades de las que vamos a indicar, perteneciendo entonces a más de uno de los grupos siguientes:

1.1.1. La provisión de bienes y servicios ilegales

Las organizaciones criminales dedicadas a la aportación de bienes y servicios ilegales al mercado negro 2 constituyen el grupo más numeroso. Efectivamente, el origen de la mayor parte de las actividades de crimen organizado tiene que ver con la existencia constante en la sociedad de una demanda de bienes prohibidos, ilegales 3, a partir de la cual se desarrolla la caracterizada en la doctrina como «economía ilícita global» 4. Se ha estimado que un 5% del consumo total mundial tiene como objeto bienes y servicios ilegales 5. Armas, drogas, dinero de origen ilícito, materiales radioactivos, mano de obra ilegal, personas destinadas a la prostitución u otras formas de explotación sexual, órganos humanos destinados al trasplante, embriones, obras de arte, especies animales y vegetales protegidas, eliminación de basuras tóxicas etc., son bienes o servicios cuyo intercambio o prestación en el ámbito mundial ha generado un nuevo sector de la actividad económica en expansión. Se trata de productos que gozan de gran demanda del público, pero que se encuentran prohibidos desde el principio o han sido obtenidos de manera ilícita, de modo que su tráfico es ilícito igualmente.

Existe así un vasto mercado mundial de bienes y servicios ilegales que coexiste con el mercado de aquellos de carácter legal. Son bienes además cuyo comercio resulta muy lucrativo, ya que, como es sabido, la calificación del producto o servicio como ilegal multiplica enormemente su valor añadido en comparación con su valor real, lo que convierte a este mercado en especialmente atractivo e idóneo para la proliferación de organizaciones criminales. Para satisfacer la demanda de estos bienes es preciso disponer de una infraestructura y de unos medios adecuados, de los que se carece individualmente. Es necesaria, por tanto, una cierta organización, la adopción incluso de la forma de operar propia de una empresa -una empresa criminal en este caso-, y que ésta tenga además una dimensión internacional.

Un ejemplo nos lo proporciona una de las actividades de los grupos criminales más florecientes en la última década, el tráfico de personas para su explotación sexual o laboral. Se trata de comportamientos delictivos complejos en los que intervienen miembros de la organización encargados de funciones diversas. El hecho suele comenzar en el país de origen de la víctima, donde miembros de la organización se dedican a la captación de las víctimas, por ejemplo convenciéndolas mediante el engaño acerca de la actividad a realizar en el país de destino y sus condiciones laborales. Otros miembros de la organización se dedican a facilitar el transporte y la entrada hasta el país de destino, o a la falsificación de documentos como permisos de trabajo y residencia. Y por último otros intervienen directamente en diferentes formas de explotación, como la explotación sexual en locales dedicados a la prostitución, la explotación laboral en talleres clandestinos o mediante la coacción para la práctica de la mendicidad o de delitos como el hurto o la venta de droga.

Respecto de estos bienes ilegales suele ser transnacional sólo el transporte del bien o de personas, mientras que la producción y distribución o suministro del bien o servicio tiene lugar en un país determinado (por ejemplo, la heroína en el medio oriente asiático, la cocaína en Sudamérica, o las drogas sintéticas en los países de la Europa del este).

1.1.2. El control ilegal de sectores económicos legales

En segundo término tenemos aquellas organizaciones criminales dedicadas al control ilegal de sectores económicos legales 6, para lo cual se sirven de medios violentos, ya sea en forma de amenaza o coacción, o de la corrupción. Recordemos el control del sector de la construcción en el sur de Italia por la Mafia y la N'drangetha, el monopolio de los mercados de productos frescos y de la construcción por las familias de la mafia neoyorquina, o de los sindicatos del transporte por carretera y del sector del juego y los casinos en Estados Unidos por la mafia italoamericana 7. Por medio de la violencia y la corrupción de las autoridades mediatizan, por ejemplo, la concesión de contratas de obras públicas y suministros públicos, de licencias de construcción, las recalificaciones de terrenos, los precios de suministro de materias primas etc. Este tipos de delitos, frente al grupo anterior, suelen ser locales, esto es, nacionales.

Las organizaciones criminales tienden cada vez más a penetrar en el espacio de la economía legal, tanto en sector público como privado. Y ello por diversas razones: por un lado, las actividades económicas legales pueden proporcionar cobertura a las actividades delictivas; por otro lado, ofrecen nuevas oportunidades para su actividad criminal, como, por ejemplo, la comisión de diferentes formas de fraude y estafas; finalmente, los negocios legítimos pueden abrir vías para el blanqueo del producto de sus actividades delictivas 8.

1.1.3. Crimen organizado y terrorismo

Para terminar podemos mencionar aquellas organizaciones criminales que actúan movidas por una finalidad política, como la desestabilización de un ordenamiento democrático. Su actividad criminal es lo que conocemos como terrorismo. Recientes acontecimientos muestran hasta qué punto el terrorismo es asumido por grupos organizados de carácter además internacional, que extienden incluso a veces sus redes en los cinco continentes. Operan en varios países, o tienen su sede en un país donde la persecución penal es menos dura o inexistente y operan en otro 9.

Aunque no cabe duda de que las actividades terroristas son llevadas a cabo por grupos organizados casi exclusivamente debemos advertir que, sin embargo, no todas las definiciones doctrinales y legales del crimen organizado incluyen esta categoría, toda vez que contienen como requisito del concepto la exigencia de que se actúe con ánimo de lucro (cfr. supra Cap. 1.5). Igualmente polémico es el concepto mismo de terrorismo 10.

1.2. Principales actividades delictivas del crimen organizado en Europa

La mayoría de los grupos llevan a cabo varias actividades delictivas diferentes 11. Analizamos a continuación las más significativas apoyándonos sobre todo en los informes criminológicos y estadísticas criminales de periodicidad por lo general anual sobre el crimen organizado del Consejo de Europa y de la Oficina Europea de Policía (Europol) (organismo de la Unión Europea), a su vez confeccionados sobre la base de los informes remitidos por las autoridades de los diferentes Estados 12. Por referirnos a los últimos datos conocidos sobre nuestro país, de acuerdo con el Informe del Consejo de Europa de 2004 aproximadamente la mitad de los grupos criminales detectados en 2003 tienen que ver con el tráfico de drogas (249 de 542), seguidos del tráfico de personas (72), inmigración ilegal (49), extorsión (43) y falsificación (43). El blanqueo de capitales aparece como una actividad integrada entre aquellas de los grupos dedicados al tráfico de drogas o al tráfico de personas, y se detecta en 116 de los anteriores 13. Según el informe de Europol publicado en 2004 las organizaciones criminales radicadas en España están implicadas principalmente en el tráfico de drogas (sobre todo hachís y cocaína), el blanqueo de dinero, la falsificación de documentos, el robo en domicilios y el tráfico de seres humanos (incluyendo el destinado a la explotación sexual) 14.

Debe advertirse, no obstante, que los datos estadísticos de que se dispone en materia de crimen organizado deben ser tomados con precaución. Por un lado, porque nos encontramos ante formas de criminalidad particularmente opacas a la acción de la justicia, de modo que la cifra negra del delito permanece en niveles elevados. Sobre todo en algunas modalidades de delito «sin víctima», esto es, de víctima institucional o difusa, como la corrupción o el blanqueo de capitales. Pero también porque los datos proporcionados por cada Estado están en relación con su nivel de compromiso y de eficacia en la lucha contra las diferentes formas de crimen organizado. Unas cifras altas de capturas de estupefacientes o de detección de operaciones de blanqueo de dinero no tiene por qué significar que un país está especialmente afectado por estos delitos, sino revelar únicamente una eficacia en la lucha contra estos delitos mayor que la de sus vecinos, y viceversa. Estas son las más actividades más significativas:

1.2.1. Tráfico de drogas y estupefacientes

El tráfico de drogas continúa siendo la principal actividad del crimen organizado en la mayoría de los países europeos. En ello coinciden tanto los Informes del Consejo de Europa como de Europol 15. Como nos recuerda el Informe de 2004 del Consejo de Europa, Europa es probablemente en materia de estupefacientes el mercado más rentable del mundo debido al gran número de consumidores con que cuenta (para la UE de 15 miembros se calculaba en 2004 la existencia de entre 1 y 1,5 millones de consumidores de droga, de ellos entre 0,6 y 0,9 se inyectan droga, se calcula que en los nuevos miembros los porcentajes son similares) 16. La mayoría de los grupos implicados en él llevan a cabo también otras actividades criminales, entre ellas particularmente el blanqueo de los enormes beneficios que les reportan sus actividades 1...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA