Artículos doctrinales

Páginas:01
RESUMEN

1. Novedades relativas al ámbito de aplicación de la nueva Ley de Contratos -1.1 Ámbito de aplicación subjetivo -1.2 Ámbito de aplicación objetivo. Contratos sujetos a regulación armonizada -2. Principales novedades derivadas de la transposición de las Directivas comunitarias -2.1 Introducción de un nuevo procedimiento de adjudicación: el diálogo competitivo -2.2 Introducción de un nuevo contrato:... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 2

Principales novedades de la ley 30/2007, de 30 de octubre, de contratos del sector público

Con fecha de 31 de octubre de 2007 se ha publicado en el BOE la Ley 30/2007, de 30 de octubre, de Contratos del Sector Público (" Ley de Contratos "), que introduce una ambiciosa reforma del régimen de contratación pública en España, cuyas principales líneas se perfilan a continuación.

1. Novedades relativas al ámbito de aplicación de la nueva Ley de Contratos

Una de las principales novedades de la reciente Ley de Contratos consiste en la definición que la propia ley ofrece de su ámbito de aplicación, tanto desde un punto de vista subjetivo, delimitando los entes a ella sujetos, como objetivo, determinando qué contratos están regulados por ella.

1. 1 Ámbito de aplicación subjetivo

A diferencia del anterior Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas ("TRLCAP"), aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2000, de 16 de junio, la nueva Ley de Contratos precisa con mayor detalle cuáles son los entes sujetos a la Ley de Contratos, distinguiendo a estos efectos entre aquellos entes, organismos y entidades (i) que forman parte del sector público, (ii) aquellos que, dentro del sector público, tienen la consideración de Administraciones Públicas y (iii) aquellos otros que tienen la consideración de poderes adjudicadores, y sometiéndoles a diferente régimen según su clasificación.

1. 2 Ámbito de aplicación objetivo Contratos sujetos a regulación armonizada

Desde el punto de vista objetivo, la Ley de Contratos ofrece una doble delimitación de los tipos de contratos. Por un lado, distingue las categorías clásicas de contratos públicos (contratos de obras, concesión de obras públicas, gestión de servicios públicos, suministro y servicios), eliminando los antiguos contratos de "consultoría, asistencia y servicios", que quedan incluidos en la categoría genérica de "servicios", y añadiendo una nueva categoría, los "contratos de colaboración entre el sector público y el sector privado", más comúnmente denominados "Public and Private Partnerships", a los que nos referiremos más adelante. Al igual que hacía el anterior TRLCAP, la Ley de Contratos distingue, dentro de los contratos del sector público, los de carácter administrativo, y los privados.

Junto a esta primera clasificación, la Ley de Contratos introduce una segunda que sí resulta novedosa, y cuyo objeto consiste en distinguir entre los contratos sujetos, o no, a una regulación armonizada. Entre los primeros se encuentran aquellos negocios que, por razón de la entidad contratante, su tipo y su cuantía, se encuentran sometidos a las directrices de la regulación comunitaria. A esos efectos, la Ley de Contratos establece unos umbrales que, en caso de ser igualados o superados por el valor estimado de los contratos calculado conforme a unas reglas determinadas, implicará la sujeción de los mismos a la regulación armonizada, siempre que la entidad contratante tenga el carácter de poder adjudicador.

2. Principales novedades derivadas de la transposición de las Directivas comunitarias
2. 1 Introducción de un nuevo procedimiento de adjudicación: el diálogo competitivo

Se trata de un procedimiento previsto especialmente para contratos particularmente complejos, con el fin de aportarles un grado de flexibilidad que permita una adjudicación más adecuada que la que se lograría con el procedimiento abierto o restringido.

Este procedimiento, que se encuentra regulado en los artículos 163 a 167 de la Ley de Contratos1, se inicia con la publicación de un anuncio de licitación, en el que ha de darse a conocer las necesidades y requisitos, no pudiendo invitarse a menos de tres empresas a tomar parte en el diálogo para la definición de los medios necesarios para satisfacer las necesidades del órgano de contratación. Una vez cerrado el diálogo, las empresas, basándose en las soluciones presentadas, deberán presentar su oferta final, que será valorada por el órgano de contratación atendiendo a varios criterios, sin que pueda adjudicarse el contrato sobre la única base del precio ofertado.

2. 2 Introducción de un nuevo contrato: el contrato de colaboración entre el sector público y el privado

La Ley de Contratos define el contrato de colaboración entre el sector público y el privado por el que una Administración Pública encarga a una entidad de derecho privado, por un periodo determinado, la realización de una actuación global e integrada que, además de la financiación de inversiones inmateriales, de obras o de suministros necesarios para el cumplimiento de determinados objetivos de servicio público o relacionados con actuaciones de interés general, comprenda alguna de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA