Artículo 59

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Limitación de las normas religiosas

Como quiera que el Estado controla el otorgamiento del consentimiento, sea acordando licencia a las iglesias o, en su defecto, autorizándolas mediante acto voluntario de soberanía unilateral, a las iglesias no les queda más libertad operativa que la imposición de actividades rituales. La opción es la siguiente: o se legalizan en el Estado mediante inscripción oficial y quedan en disposición legal de acordar relaciones con el Estado español, o bien, una vez inscritas pueden, a falta de concordatos, pedir autorización para celebrar matrimonios de acuerdo con su credo, siempre que la prestación del consentimiento sea válido a los efectos civiles, para producir efectos jurídicos en el ámbito de la sociedad civil española.

Toda clase de confesiones religiosas

El artículo se refiere a las confesiones religiosas católicas, y no católicas, y todas podrán añadir requisitos a la prestación del consentimiento, pero sin disminuir las exigencias preceptivas de la ley estatal. En todo caso, la prestación del consentimiento en los matrimonios que se celebran conforme los ritos de una confesión religiosa, debe ajustarse a las exigencias de tales ritos, por renuncia que hizo el Estado a favor de este elemento constitutivo del acto. El Estado, a partir de la celebración, sólo exige el cumplimiento de las formalidades propias de la inscripción en los Registros públicos si los contrayentes desean que ese matrimonio tenga validez erga omnes. Esto explica que la Iglesia católica tenga potestad para declarar la nulidad de matrimonios perfectamente consumados, con varios años de vigencia entre los cónyuges y cargados de hijos, basándose en la falta de consentimiento o un consentimiento prestado con vicio del consentimiento y por lo tanto, ineficaz. Porque, en este caso, lo que priva es la prestación de ese consentimiento que no puede ser otro que el de asumir voluntariamente que lo que se desea es contraer matrimonio con la persona que se comparte el acto que se está celebrando.

Libertad de culto

Este artículo consagra una absoluta libertad de cultos, con la sola condición de que los ritos y permisividades de cualquiera de los credos religiosos no afecten manifiestamente los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA