Artículo 573

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Páginas:734-735
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 734

1. Se considerarán delito de terrorismo la comisión de cualquier delito grave contra la vida o la integridad física, la libertad, la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, el patrimonio, los recursos naturales o el medio ambiente, la salud pública, de riesgo catastrófico, incendio, contra la Corona, de atentado y tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones o explosivos, previstos en el presente Código, y el apoderamiento de aeronaves, buques u otros medios de transporte colectivo o de mercancías, cuando se llevaran a cabo con cualquiera de las siguientes finalidades:

1a Subvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas o de las estructuras económicas o sociales del Estado, u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo.

2a Alterar gravemente la paz pública.

3a Desestabilizar gravemente el funcionamiento de una organización internacional.

4a Provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella.

  1. Se considerarán igualmente delitos de terrorismo los delitos informáticos tipificados en los artículos 197 bis y 197 ter y 264 a 264 quater cuando los hechos se cometan con alguna de las finalidades a las que se refiere el apartado anterior.

  2. Asimismo, tendrán la consideración de delitos de terrorismo el resto de los delitos tipificados en este Capítulo.

El ánimo de alterar "gravemente" la paz pública que exige el precepto le otorga a este concepto un alcance político-social que trasciende ostensiblemente la mera alteración incidental del orden público, generando una atmósfera social de temor y desasosiego que afecta de manera general a un número indiferenciado de ciudadanos y pone en peligro la convivencia democrática y el normal desenvolvimiento de las instituciones. Y esta distinción sirve para diferenciar los delitos que implican exclusivamente la perpetración de desórdenes públicos de los delitos de terrorismo (SAN, Sala de lo Penal, sección Ia, núm. 24/2012, de 24 de marzo). El delito de desórdenes públicos tiene una naturaleza tendencial y exige para su apreciación la finalidad de atentar contra la paz pública, elemento subjetivo del injusto que, a su vez, precisa de los siguientes requisitos: a) El sujeto es plural, b) La finalidad es la de alterar la paz pública, concepto que es más amplio que el del simple orden público, u orden en la calle, y que se conecta con el conjunto de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA