Artículo 53

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Incompetencia o falta de nombramiento

El artículo trata de dos supuestos distintos, ya que uno de ellos afecta radicalmente al ejercicio de la función, en tanto que el otro lo hace de modo coyuntural. La incompetencia es una cualidad negativa de la función que se circunscribe a la absoluta imposibilidad de que un funcionario pueda celebrar el acto de que se trata. No hay modo de convalidar tal intrusismo funcionarial, porque la competencia nace de la ley, y no de una atribución discrecional de los Poderes del Estado manifestada en cada momento según sus necesidades o caprichos. En cambio, el nombramiento ilegítimo puede emanar de la falta de cualidades del acto administrativo o de una deficiencia administrativa del que nombra pero, recayendo dicho nombramiento en un funcionario normalmente competente.

Principio a favor de la validez

En cualquiera de los dos casos la ley soluciona el conflicto de legitimidad a favor del acto del matrimonio, con lo que otorga seguridad a los contrayentes y estabilidad social derivada de las relaciones Estado-particulares. No obstante, la legitimación del acto no es absoluta e incondicional. Dos requisitos son necesarios: «...siempre que al menos uno de los cónyuges hubiera procedido de buena fe, y aquellos (los funcionarios autorizantes) ejercieran sus funciones públicamente».

La primera cuestión que se plantea es saber si se trata de condiciones conjuntivas o disyuntivas. La utilización de la conjunción "y" resta toda discusión. Quiere decir que deben darse ambos supuestos conjuntamente: la buena fe de uno de los cónyuges (por lo menos) y el ejercicio público de la función. Distinto hubiera sido si se hubiera usado la conjunción disyuntiva "o", en cuyo caso hubiera bastado una sola de ellas.

Existencia de buena fe

La buena fe es requerida de quien es protegido tras el engaño (al ocultársele algún impedimento matrimonial, o la incompetencia o ilegitimidad del funcionario autorizante), para que de ese modo su situación no se agrave aun más con la sanción de anulación del matrimonio. Si los dos contrayentes son de buena fe, sólo cuenta la incompetencia o ilegitimidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA