Artículo 525

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Páginas:690-691
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 690

1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.

  1. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.

Page 691

El artículo 525 CP castiga a los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican. Superadas concepciones anteriores, en las que el Estado trataba de proteger mediante los denominados «delitos religiosos» una determinada confesión religiosa oficial, al considerar que el Estado, por su confesionalidad, tenía el deber de proteger esos sentimientos profesados por la mayoría de los integrantes de la población, lo que el legislador actualmente protege son los atentados contra el derecho individual que cada uno tiene de profesar las ideas religiosas que mejor se acomoden a la conciencia de cada cual, como una manifestación de la libertad religiosa. En este sentido se alinea el artículo 16.1 CE en el que se garantiza «la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley». En el otro lado de la balanza está el derecho a la libertad de expresión, también constitucionalmente consagrado (artículo 20.1), en virtud del cual una persona tiene derecho a no compartir y a discrepar de las creencias religiosas que los demás puedan tener. Pero el precepto exige además un elemento subjetivo del injusto: que la acción se realice para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa (SSAP VALLADOLID, sección 4a, núm. 367/2005, de 21 de octubre y MADRID, sección 16a, núm. 224/2013, de 2 de abril). La estructura del tipo delictivo se bifurca en dos modalidades: a) el escarnio, de palabra o por escrito, de una confesión religiosa; y b) el ultrajar públicamente su dogmas, ritos o ceremonias. La distinción es clara, pues basta para ello atender a la disyuntiva...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA