Artículo 47

Autor:Gabriel García Cantero
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Civil
RESUMEN

I. Caracteres generales del precepto.-II. El concepto de Impedimento en sentido estricto.-III. El impedimento de parentesco de consanguinidad.-IV. El impedimento de parentesco de adopción en línea recta.-V. El impedimento de crimen.-VI. ¿Hada el establecimiento de nuevos impedimentos?

 
EXTRACTO GRATUITO
  1. CARACTERES GENERALES DEL PRECEPTO

    Siguiendo la tónica general del derecho europeo1, la reforma ha disminuido considerablemente el número y eficacia de los impedimentos matrimoniales, coherentemente también con el fenómeno denominado privatización del matrimonio. Por otra parte, se ha tenido en cuenta la profunda modificación realizada en el derecho de la filiación por la Ley de 13 mayo 1981, lo que ha permitido una regulación más simplificada y, en principio, unificada de los impedimentos de parentesco.

    Si se compara este precepto con el derogado artículo 84, se advierten las diferencias siguientes:

    1. a Desaparición de las categorías de impedimentos de consanguinidad legítima y natural, tanto en línea directa como colateral.

    2. a Consiguientemente, unificación del impedimento de consanguinidad que abarca a todas las posibles hipótesis.

    3. a El impedimento de la consanguinidad colateral tiene una extensión media, equidistante entre el 2.° de la legítima y el 2.° de la natural, subsistiendo, en todo caso, la dispensabilidad del 3.°.

    4. a Desaparición del impedimento de afinidad, tanto legítima como natural.

    5. a Ampliación del impedimento de adopción en línea recta, como consecuencia de la inserción plena del adoptado en la familia del adoptante, pero eliminación -no muy comprensible- de la llamada «fraternidad adoptiva», y de lo que podría denominarse «afinidad adoptiva» en coherencia con la supresión del impedimento propiamente dicho; resulta de ello una gran simplificación del impedimento de parentesco adoptivo.

    6. a Dispensabilidad del impedimento de crimen sin necesidad de alegar justa causa.

    7. a Se confirma la supresión del impedimento de adulterio.

  2. EL CONCEPTO DE IMPEDIMENTO EN SENTIDO ESTRICTO

    Pese a que la doctrina no lo configura con precisión, creo que nuestro Derecho positivo permite distinguir los requisitos de capacidad y los impedimentos(2). Mientras los primeros, como ya indiqué antes, se refieren a la abstracta facultad nupcial de contraer matrimonio con cualquier otra persona del sexo opuesto, los impedimentos, presuponiendo la capacidad matrimonial, obstaculizan el matrimonio entre personas determinadas. Lo subraya el comienzo del artículo 47 al decir «Tampoco pueden contraer matrimonio entre sí». Tampoco, es decir, se trata de prohibiciones latu sensu o interdicciones que se unen y asemejan a las incapacidades establecidas en el precedente artículo. Entre sí, es decir, se trata de prohibiciones relativas que contemplan determinado matrimonio entre dos personas concretas y determinadas, pero que nada suponen si se trata de celebrar matrimonio con otras personas, ya que los sujetos por definición poseen la capacidad matrimonial.

    Desaparecidas las prohibiciones del derogado artículo 45, ha desaparecido también de nuestro ordenamiento la distinción entre impedimentos dirimentes e impedientes. Subsiste, en cambio, la de impedimentos dispensables (crimen y 3° de consanguinidad en línea colateral) y no dispen-sables (todos los demás); los primeros, además, pueden serlo con o sin alegación de justa causa(3). Por su propia definición, todos los impedimentos son relativos(4), aunque algunos autores llaman absolutos a los no dispensables(5).

  3. EL IMPEDIMENTO DE PARENTESCO DE CONSANGUINIDAD

    Por imperativo de lo dispuesto en el artículo 108, el legislador ha unificado los antiguos impedimentos de consanguinidad legítima y natural, tratándolos de modo uniforme, aunque ello haya supuesto ampliar la llamada consanguinidad natural hasta el 3.° de la línea colateral, si bien haciéndola dispensable. La prohibición del matrimonio entre consanguíneos en línea recta y entre colaterales hasta el segundo grado forma parte del Derecho común europeo y se fundamenta en sólidas razones de moralidad y exogamia, aparte del llamado «horror al incesto», basado en motivos de eugenesia(6). El matrimonio entre parientes consanguíneos de 3.° de la línea colateral pertenece a la llamada «zona de tolerancia»; está prohibido en principio aunque es susceptible de dispensa con alegación de justa causa.

    El impedimento surge ahora tanto si se trata de filiación matrimonial como si alguna de las personas implicadas en los vínculos de sangre es de filiación no matrimonial. De...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA