Artículo 370

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Páginas:573-574
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 573

Se impondrá la pena superior en uno o dos grados a la señalada en el artículo 368 cuando:

1a. Se utilice a menores de 18 años o a disminuidos psíquicos para cometer estos delitos. 2a. Se trate de los jefes, administradores o encargados de las organizaciones a que se refiere la circunstancia 2a del apartado 1 del artículo 369.

3a. Las conductas descritas en el artículo 368 fuesen de extrema gravedad.

Se consideran de extrema gravedad los casos en que la cantidad de las sustancias a que se refiere el artículo 368 excediere notablemente de la considerada como de notoria importancia, o se hayan utilizado buques, embarcaciones o aeronaves como medio de transporte específico, o se hayan llevado a cabo las conductas indicadas simulando operaciones de comercio internacional entre empresas, o se trate de redes internacionales dedicadas a este tipo de actividades, o cuando concurrieren tres o más de las circunstancias previstas en el artículo 369.1.

En los supuestos de los anteriores números 2 y 3 se impondrá a los culpables, además, una multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito.

Párrafo 1. El Tribunal Supremo en su sentencia de 15 de septiembre de 2000, establece que el verbo nuclear es «utilizar», comprendiendo en dicha acción cualquier papel que puedan los menores realizar o coadyuvar a realizar en la mecánica delictiva, con tal que dicha tarea sea relevante, incluso la instrumental, como el transporte o tenencia mediata o el suministro por encargo del verdadero autor, en quien recae la responsabilidad criminal y su agravación específica. La STS de 27 de marzo de 2007 dice que la agravación viene justificada no solamente por el carácter intuitivo hacia los menores, sino también por otros factores, tales como la mayor facilidad que se produce en la consumación delictiva si interviene un menor, eludiendo responsabilidades penales y si cabe dificultando la Administración de Justicia. Lo importante es que se somete al menor a un importante y relevante riesgo en tanto se perjudica seriamente la formación de su personalidad, y además, la integridad física o psíquica del menor, incluso la propia vida. Para que opere la agravación resulta imprescindible que el menor sea corruptible, es decir, que tenga capacidad suficiente para comprender lo que hace, sintiéndose estimulado para repetir en el futuro otros actos de similar naturaleza. Párrafo 2. El Tribunal Supremo (S de 26 de marzo de 2001), establece que la participación de una pluralidad de personas no es suficiente base para poder afirmar que existe una organización...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA