Artículo 365

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Páginas:560-560
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 560

Será castigado con la pena de prisión de dos a seis años el que envenenare o adulterare con sustancias infecciosas, u otras que puedan ser gravemente nocivas para la salud, las aguas potables o las sustancias alimenticias destinadas al uso público o al consumo de una colectividad de personas.

El art. 365 CP se trata de un delito de peligro abstracto, que no requiere, una puesta en peligro concreta de la salud de las personas. Es la gravedad inherente a la conducta, con independencia del concreto peligro que se haya producido por el riesgo de ingesta o contacto, la que explica la elevada penalidad prevista. El precepto exige el carácter gravemente nocivo de la sustancia empleada para envenenar o adulterar el agua potable. La acción típica consiste en envenenar, lo que supone algo más que alterar la calidad del agua, implica la adición de sustancias tóxicas, o gravemente nocivas, de modo que su ingesta o su contacto, por penetración cutánea, pueda provocar efectos agudos o crónicos e incluso la muerte. La nocividad ha de relacionarse no sólo con la sustancia adicionada, sino con su dosis y el efecto producido sobre el agua. En este caso, como pone de manifiesto la defensa no costa el porcentaje de sustancia vertida, pero es obvio la notoria toxicidad del producto, gasoil, y como demuestra el análisis de la muestra recogida en el pozo artesiano, el pozo contenía gasoil. Por lo que la nocividad es evidente. Es discutido en la doctrina, y lo cuestiona la defensa del acusado, si por agua potable hay que entender la que lo es en sentido técnico, es decir la que reúne las características establecidas en la Reglamentación Técnico-Sanitaria para el abastecimiento y control de calidad de las aguas potables de consumo público (art. 3.27.10, del Código Alimentario Español, desarrollado por el RD 1138/1990 de 14 de septiembre), o por el contrario puede extenderse a toda agua susceptible de ser destinada al consumo o uso público, incluidas las aguas sanitariamente tolerable, ingeridas comúnmente en muchas localidades. El art. 3.27.10 del Código Alimentario Español, atendiendo a las condiciones físicas y químicas y caracteres microbiológicos y radioactividad, se distinguen distintas clases de agua: Agua Potable, será aquella cuyas condiciones físicas y químicas y caracteres microbiológicos no sobrepasan ninguno de los límites establecidos como máximos tolerables. Sanitariamente tolerables, será aquella...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA