Articulo 206

Autor:Xavier O'Callaghan Muñoz
Cargo del Autor:Magistrado. Catedrático de Derecho Civil
RESUMEN

I. Adquisición material por el fideicomisario de los bienes fideicomitidos en la sustitución fideicomisaria.-II. Derecho de retención.-III. Nota marginal de la cuarta Trebeliánica en el Registro de la Propiedad.

 
EXTRACTO GRATUITO

Deferido o transmitido el fideicomiso, el fiduciario o sus herederos entregarán la posesión de la herencia o legado fideicomitido al fideicomisario, dentro de los treinta días naturales siguientes al en que reciban el requerimiento notarial o judicial correspondiente. Si no lo realizan, tendrán la consideración de meros detentadores y no harán suyos los frutos a partir de aquel momento, pudiendo el fideicomisario recabar la posesión incluso medíante el interdicto de adquirir.

Si dentro del referido plazo el fiduciario o sus herederos alegan alguno de los derechos a que hace referencia el artículo 208 y precisan su importe, podrán retener dicha posesión.

Subsistirá el derecho de retención que establece el párrafo anterior mientras la total cantidad fijada no sea consignada, afianzada o satisfecha, a resultas de su posterior comprobación definitiva. La fianza podrá ser personal, pignoraticia o hipotecaria. Esta última podrá constituirse sobre inmuebles del fideicomiso de sustitución condicional.

El fiduciario o sus herederos y el fideicomisario tendrán derecho a obtener, mediante instancia y en cualquier momento, la constancia por nota marginal de su derecho a la tre be I tónica en la inscripción de los bienes fideicomitidos en el Registro de la Propiedad (a).

  1. ADQUISICIÓN MATERIAL POR EL FIDEICOMISARIO DE LOS BIENES FIDEICOMITIDOS EN LA SUSTITUCIÓN FIDEICOMISARIA

    1. PROEVIO.

      En los comentarios a los artículos anteriores, me he referido a la adquisición del fideicomiso por el fideicomisario, que tiene lugar en los plazos que señala el artículo 205 para el fideicomiso puro, y cuando vence el término o se cumple la condición en la sustitución fideicomisaria, sin necesidad de aceptación (art. 204).

      En el fideicomiso puro, al que también me he referido al comentar el artículo 205, el fideicomisario adquiere el fideicomiso y los bienes fideicomitidos simultáneamente, por la entrega que de los mismos le hace el fiduciario en los plazos que señala dicho artículo.

      En la sustitución fideicomisaria, ya he dicho que el fideicomisario adquiere el fideicomiso, sin necesidad de aceptación, cuando llega el término o se cumple la condición. A partir de este momento, el fideicomisario ha adquirido el fideicomiso, tiene derecho a los bienes fideicomitidos, pero la adquisición material, física, de éstos se deberá practicar mediante la entrega de los mismos por el fiduciario o sus herederos al fideicomisario, lo cual tiene lugar en la forma y en el plazo que dispone el presente artículo 206, que comienza su texto partiendo de la adquisición del fideicomiso por el fideicomisario, con la expresión de «deferido o transmitido el fideicomiso» (1) señalando a continuación la forma y el plazo de la adquisición material de los bienes fideicomitidos por el fideicomisario, artículo referido exclusivamente a la sustitución fideicomisaria, ya que al fideicomiso puro se refiere el artículo anterior.

      La esencia de esta adquisición material es, como se ha apuntado, la entrega por el fiduciario, o sus herederos (en el caso tan frecuente de sustitución fideicomisaria cuya condición es la muerte del fiduciario, con o sin condición superpuesta sine liberis decesserit), de los bienes fideicomitidos al fideicomisario, que había adquirido el fideicomiso, y que por la entrega adquirirá materialmente los bienes.

    2. ADQUISICIÓN VOLUNTARIA.

      Se refiere al caso en que el fiduciario o sus herederos, una vez adquirido el fideicomiso por el fideicomisario, sin esperar al requerimiento y al plazo que marca este artículo, entregan los bienes fideicomitidos al fideicomisario.

      No plantea especiales problemas. Es el supuesto común de cumplimiento de la normativa jurídica, voluntariamente y de buena fe.

      La entrega, y correlativa adquisición, se hará transmitiendo la posesión de los bienes (arts. 1.462 a 1.464 del C. c.), o siguiendo el precedente romano (2), basta la simple declaración de voluntad del fiduciario o sus herederos. La Compilación no establece ninguna forma especial.

    3. ADQUISICIÓN FORZOSA.

      Se producirá cuando el fiduciario o sus herederos no entregan voluntariamente los bienes fideicomitidos al fideicomisario. El Derecho romano le concedía la hereditatis petitio fideicomissaria (3), y el Derecho germánico, una pretensión de restitución contra el fiduciario (4).

      El presente artículo 206 impone un plazo de entrega, pasado el cual señala la situación en que queda el fiduciario de la que se deducen las acciones que contra él puede ejercitar el fideicomisario.

      Sin embargo establece un requisito previo: requerimiento notarial o judicial que debe hacer el fideicomisario al fiduciario o sus herederos a fin de que le entreguen los bienes fideicomitidos (párr. 1.°, final del primer inciso).

      El plazo que se establece es, a contar del requerimiento, el de treinta días naturales como plazo máximo, es decir, que el fiduciario o sus herederos deberán entregar los bienes fideicomitidos al fideicomisario en cualquier momento de estos treinta días naturales sin llegar a sobrepasarlos. En el cómputo no se descuentan los días inhábiles y se empieza a contar desde el día siguiente (en conformidad con lo dispuesto en el art. 5 del C. c. )al recibo (no a la remisión)del requerimiento por el fiduciario o sus herederos.

      La situación del fiduciario o de sus herederos que no hacen la entrega en el plazo legal es la del poseedor sin título y sin buena fe: sin título porque ha perdido el de heredero, legatario o donatario fiduciario, y de mala fe pues conoce, por haber recibido el requerimiento, que su posesión es injusta, es decir, que posee sin derecho a poseer (5). Como lógica consecuencia de dejar

      De lo anterior se derivan también las acciones que puede utilizar el fideicomisario para hacer efectiva la adquisición forzosa de los bienes fideicomitidos, si el fiduciario o sus herederos no cumplen el plazo legal. En primer lugar, tendrá la acción ordinaria de reclamación de los bienes, con naturaleza de acción real, concretamente una acción reivindicatoria, con posibilidad de anotación preventiva de la demanda. Si el fideicomisario es heredero (sustitución fideicomisaria universal) podrá ejercitar la llamada acción de petición de herencia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA