Artículo 1902

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
El Derecho de daños

Una de las materias donde la evolución jurídica ha mostrado mayor sensibilidad es en la llamada Derecho de daños, que regula el sistema resarcitorio que tradicionalmente viene asentado en tres pilares: la culpa, el ilícito y la causalidad.

El régimen español dimana del sistema francés, a su vez procedente del romano, y basa toda su estructura en la culpa o negligencia por el hecho propio, o de una persona por la que se responde según la ley, o por el hecho de las cosas bajo nuestra guarda. Los cambios sociales experimentados por la revolución industrial con su introducción de maquinarias que multiplicaron los accidentes laborales y definitivamente por el riesgo socialmente admitido de la circulación urbana, han ido conformando una evolución en el planteamiento del problema que no se agota con el avance de la afirmación de la culpa objetiva como modo adecuado para asegurar antes que nada la consecuencia resarcitoria por el daño causado.

Investigación de la conducta

Doctrinas más avanzadas tienden a asentar el principio de la innecesariedad de investigar acerca de la conducta precedente en cuanto a su reprobación, sino a consolidar la reparación segura, para no dejar indefensa a la víctima frente al daño sufrido, exigiéndosele una prueba, muchas veces casi imposible.

Culpa o negligencia

La idea básica del art. 1902 CC se asienta en la responsabilidad generada por la culpa o negligencia, con lo que quedan descartados los hechos derivados de casos fortuitos. Se dice que antes que nada este sistema causa graves dificultades en el orden procesal al cargarse a la víctima con la prueba justificadora del daño y además la causalidad entre éste y la culpa del agente, lo que es aceptable en una sociedad donde los accidentes no sean frecuentes, pero no en la nuestra y en la futura inmediata, porque tal exigencia torna ilusorio el derecho a un resarcimiento (DÍEZ-PICAZO y GULLÓN). Esta situación ha sido paliada con leyes especiales en el orden laboral, en el de la circulación de vehículos a motor, de circulación aérea y otros. La jurisprudencia también ha variado favorablemente introduciendo la teoría del riesgo por la que aquel que crea un riesgo social del que se beneficia, debe soportar las cargas derivadas de las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA