Artículo 183

Autor:Sergio Amadeo Gadea
Páginas:327-330
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 327

1. El que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado como responsable de abuso sexual a un menor con la pena de prisión de dos a seis años.

  1. Cuando los hechos se cometan empleando violencia o intimidación, el responsable será castigado por el delito de agresión sexual a un menor con la pena de cinco a diez años de prisión. Las mismas penas se impondrán cuando mediante violencia o intimidación compeliere a un menor de dieciséis años a participar en actos de naturaleza sexual con un tercero o a realizarlos sobre sí mismo.

  2. Cuando el ataque consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado con la pena de prisión de ocho a doce años, en el caso del apartado 1, y con la pena de doce a quince años, en el caso del apartado 2.

  3. Las conductas previstas en los tres apartados anteriores serán castigadas con la pena de prisión correspondiente en su mitad superior cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

    1. Cuando el escaso desarrollo intelectual o físico de la víctima, o el hecho de tener un trastorno mental, la hubiera colocado en una situación de total indefensión y en todo caso, cuando sea menor de cuatro años.

    2. Cuando los hechos se cometan por la actuación conjunta de dos o más personas.

    3. Cuando la violencia o intimidación ejercidas revistan un carácter particularmente degradante o vejatorio.

    4. Cuando, para la ejecución del delito, el responsable se haya prevalido de una relación de superioridad o parentesco, por ser ascendiente, o hermano, por naturaleza o adopción, o afines, con la víctima.

    5. Cuando el culpable hubiere puesto en peligro, de forma dolosa o por imprudencia grave, la vida o salud de la víctima.

    6. Cuando la infracción se haya cometido en el seno de una organización o de un grupo criminal que se dedicare a la realización de tales actividades.

  4. En todos los casos previstos en este artículo, cuando el culpable se hubiera prevalido de su condición de autoridad, agente de ésta o funcionario público, se impondrá, además, la pena de inhabilitación absoluta de seis a doce años.

    Atendiendo a la redacción típica del art. 183 CP se puede afirmar que nos hallamos ante un delito común, pudiendo ser cometido por cualquiera que lleve a cabo la acción típica descrita en el tipo, tanto el hombre como la mujer, siendo imaginable agresiones sexuales heterosexuales y homosexuales. Básicamente, la amplia redacción legal "el que" permite admitir múltiples combinaciones en la realización del tipo básico, pudiendo ser sujetos activos tanto el hombre como la mujer, y siendo igualmente ambos sujetos pasivos del delito. El legislador penal tipifica el atentado a la indemnidad sexual de los menores de trece años (hoy tras la reforma 16 años). De acuerdo con una interpretación sistemática, deberán incluirse en el tipo cualesquiera conductas que involucren al menor en un contexto sexual ajeno, sin que concurra ni violencia, ni intimidación. Por ejemplo, un beso en la mejilla, en la cara, nariz y boca; tocamientos en zonas íntima; en el muslo; en las nalgas; tocarle el vientre por encima del pantalón etc. Los tipos de abusos sexuales exigen dolo, esto es, tanto el conocimiento sobre el carácter sexual del acto y la edad o situación de la víctima, como la voluntad de

    Page 328

    ejecutarlo. Por consiguiente, si el sujeto actúa bajo un error que incida sobre los elementos del tipo (edad de la víctima, consentimiento, capacidad mental), será tratado como error de tipo (art. 14 CP), que de ser vencible, dará lugar a la impunidad de su conducta. Los requisitos exigidos para la existencia del abuso sexual son: Ia El elemento objetivo o de contacto corporal o tocamiento impúdico o cualquier otra manifestación o exteriorización con significado sexual cuya variedad es múltiple; 2a Que ese elemento objetivo, contacto corporal, puede realizarse tanto ejecutándolo el sujeto activo sobre el cuerpo del pasivo o con maniobras que éste realice sobre el cuerpo de aquel siempre que se hagan por personas incapaces de consentir libremente; y, 3a Un elemento subjetivo o tendencial que tiñe de antijuricidad la conducta y que se ha llamado "ánimo libidinoso" o propósito de obtener una satisfacción sexual. En la mayor parte de los casos de abusos sexuales, se da en la mayoría de los supuestos, una situación de abuso de superioridad o prevalimiento, que excluye la existencia de consentimiento por parte de los menores. El tipo penal concurre al existir la ejecución de actos que atenten contra la libertad sexual de otra persona, que la acción típica se lleve a efecto sin violencia o intimidación y que el agente obtenga un favor sexual de la víctima, con su consentimiento viciado por la situación de superioridad manifiesta que constriñe la libertad de aquélla, de modo tal que el consentimiento existe y se presta, pero sobre la base de una voluntad formada con el vicio de origen producido por una previa situación de superioridad aprovechada por el sujeto activo (abuso de prevalimiento), indicando las SSTS de 14 de febrero de 2000 y 24 de junio de 2004, en relación con el subtipo del art. 183.4.d) del Código Penal, que éste requiere que el culpable se prevalga de una situación de superioridad que coarte la libertad de la víctima. Con ello se expresa la doble exigencia de que la situación de superioridad sea, al mismo tiempo, notoria y evidente, es decir, objetivamente apreciable y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA