Artículo 177

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
El consentimiento

Introduce este artículo una grave confusión en orden al sistema del consentimiento y su prestación para el otorgamiento de actos y negocios jurídicos. Ni siquiera en la nueva regulación del matrimonio, cuando este tema se discutió con extensión, se atrevió el legislador a introducir una modificación al sistema tradicional imponiendo un consentimiento diferente del que se exige para la perfección de cualquier acto o negocio jurídico.

Aparte del consentimiento genérico del Código, hace su aparición el asentimiento, que ni está definido por sus caracteres ni por sus efectos, de modo que no cabe otra solución que darle el mismo significado jurídico que tiene el consentimiento. ¿No es lo mismo yo consiento que yo asiento? Por lo demás, nada hace pensar que no sea sino el consentimiento genérico del ordenamiento jurídico español, máxime si se advierte que en el art. 153 CC los padres o tutores deben «consentir» el acogimiento. Porque no es razonable admitir que para el acogimiento los representantes legales del menor deben consentir, mientras que para la adopción, que produce efectos más profundos y duraderos, basta una manifestación de voluntad cualitativamente menor que el consentimiento como parece ser que para el legislador es el asentir.

En tercer lugar se introduce el ser oído, que al imponérsele al Juez la obligación de oír a estas personas y no la simple facultad, en buena ley debe acarrear la nulidad del procedimiento, si éste concluyera sin habérseles citado para oírseles; siquiera por indefensión (art. 24 CE), al privárseles de derechos familiares. Por otra parte, ¿qué valor tiene la oposición de quien debe ser oído? Si no es vinculante para el Juez como lo es un medio probatorio, no se entiende que la ley lo imponga preceptivamente.

Apartado 1º

La adopción, cuando se trate de un menor de doce años o más, no puede serle impuesta de ningún modo, ya que es requisito sine qua non que preste su consentimiento, y a falta de éste, el acto jurídico adolecería de uno de sus elementos constitutivos. Como es natural, también los prestarán la o las personas que adopten.

No existe prohibición para prestar el consentimiento por mandatario, siempre que en el poder conste la cláusula especial facultando para la realización del acto de que se trata, con detalle de todas sus circunstancias, ya que si el matrimonio se puede contraer de ese...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA