Artículo 173

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Artículo de contenido variado

Se recogen en este artículo temas diversos, seguramente para acomodar la numeración anterior del Código al número de nuevas disposiciones. Este amplio contenido trata de los efectos del acogimiento, del modo de formalizarlo, de su extinción y del carácter de las actuaciones. Es de observar que ya en el artículo anteriormente vigente y luego por la L 1/1996, 15 ene, de protección jurídica del menor, el legislador se caracteriza por desarrollar normas engorrosas y extensas, de carácter reglamentario, que es más propio de una ley especial que de una disposición del Código civil, que debe tratar de las normas rectoras de las instituciones. El texto actual ha sido introducido por la L 26 /2025, 28 jul.

El acogimiento produce, salvo los de la filiación, los mismos efectos que la patria potestad, y tales deberes son impuestos por la ley a la persona o personas que resuelven acoger. En buena ley se ha de advertir que quienes acogen, cargan con deberes nada fáciles de cumplir y sin embargo, carecen de los derechos emergentes de toda función tuitiva salvo, claro está, la de corrección moderada del menor quien, por lo demás, tiene la obligación de respetar y obedecer a quienes le acogen o de lo contrario no podría ser cumplida la función educativa y hasta de protección, aunque la ley no lo exprese de modo explícito, siendo, por lo tanto, aplicables a los menores las obligaciones que pesan sobre los hijos de conformidad con el art. 155 CC.

El incumplimiento de estos deberes por parte del menor puede determinar en quienes le acogen, el solicitar ser relevados del acogimiento conf. art. 173.5º CC; asimismo el incumplimiento de los deberes de quienes acogen, conduce a la cesación de esta situación jurídica conforme la citada disposición. Las credenciales oportunas de que gozarán los que acogen al menor serán suficientes como para acreditar su situación jurídica ante las instituciones públicas y privadas (Seguridad Social, colegios, seguros de enfermedad y asistencia médica privados, etc.), ya que no se puede pretender que el acogimiento constituya una carga económica por encima de las condiciones normales que todo menor depara a quienes de él cuidan ejerciendo la patria potestad. Dicho de otro modo: no puede el menor acogido representar una carga mayor que un hijo propio en igualdad de situaciones. En este sentido, la Disp. Adicional 4ª, respecto del disfrute de los beneficios de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA