Artículo 162

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
EXTRACTO GRATUITO

Siendo los hijos menores incapaces de hecho, necesitan representación para obrar. La ley otorga, lógicamente en primer lugar a los padres, esta actividad que constituye un derecho y un deber. La representación es amplia y abarca tanto el aspecto judicial como el de gestión de los intereses patrimoniales y personales del hijo.

La excepción contenida en el ap. 1 se funda en la circunstancia de que los derechos de la personalidad no son transferibles ni representables, siempre que el menor tenga un grado de madurez como para llevarlos a cabo por sí mismo. La oposición de los padres podrá basarse solamente en esta circunstancia y en la de un hipotético perjuicio para el menor (DE CASTRO). La intervención de los padres se justifica plenamente aunque la ley omite más detalles de tal intervención que, en principio se supone que ha de ser preceptiva, y el menor desconforme, pueda recurrir ante el Juez exponiendo su oposición.

El disenso debe ser resuelto judicialmente. La norma es técnicamente cuestionable por introducir parámetros particulares para medir la capacidad de hecho, al margen del objetivo de la edad, que ostenta menos discriminatorio y peligroso.

La excepción del ap. 2 es de lógica irrefutable, y concuerda con la disposición del art. 163, y la del ap. 3º es concordante con la disposición del art. 164 CC.

El párrafo final del artículo contiene una norma absolutamente razonable ya que nadie puede ser obligado a hacer lo que no quiere. La...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA