Artículo 148

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
EXTRACTO GRATUITO

Cualquiera que sea la necesidad que haya experimentado el alimentista, la ley debió fijar a partir de un momento concreto la obligación de prestar los alimentos, y ello ocurre a partir de la interposición de la demanda. La modalidad del pago es por meses anticipados, sin obligación de devolver lo percibido anticipadamente en caso de fallecimiento del alimentista, que en tal caso se aprovechan sus herederos. Los gastos de sepelio, sin embargo, deben ser incluidos.

El último párrafo de este artículo ha sido introducido por la L 11/1981, de 13 may, y en él se otorgan amplias facultades al Juez para proveer lo necesario a fin de garantizar la aplicación de la ley sustantiva, de suerte que la declaración jurisdiccional no quede inaplicable por falta de oportuna cautela, que es lo que de ordinario sigue ocurriendo.

Existiendo un contrato por el que una hija se obligó a suministrar alimentos a su madre durante su vida, teniéndola al efecto en su compañía, no cabe que ésta reclame por separado los alimentos que tendría derecho a exigir, mientras no resulte justificado que la hija tenía abandonada a su madre (TS 1ª, S. 6 oct 1904).

No precisa alimentos, ni puede exigirlos quien según se ha probado, tiene bienes propios o puede dedicarse a trabajos productivos para atender a su subsistencia (TS 1ª, S. 26 nov 1943).

Aplica indebidamente este artículo el fallo que no hace declaración alguna sobre los alimentos correspondientes al tiempo comprendido entre la fecha de la demanda y la sentencia, limitándose a facultar al demandado para que en lo sucesivo la cumpla, recibiendo y manteniendo en su casa al alimentista (TS 1ª, S. 21 jun 1935).

El problema de la exigibilidad y cuantía de la deuda alimentaria entre cónyuges se subordina al precepto general del art. 148 CC, en orden a la necesidad para subsistir, y por otro lado a la norma del art. 146 CC, en relación a la adecuación de la cuantía (AT Barcelona, S. 18 ene 1984).

El incremento o revisión de la pensión, en supuestos de crisis matrimoniales, no puede alcanzar un efecto retroactivo; cuestión distinta es su abono, que será...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA