Artículo 1175

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
EXTRACTO GRATUITO

La primera observación que debe hacerse es que la cesión de bienes sólo libera al deudor por el importe líquido de los bienes cedidos, y no por la totalidad de sus deudas. Esta afirmación y el vocablo utilizado por el Código están indicando que es menester llevar adelante una liquidación de los bienes cedidos, de donde se deduce que el importe líquido no resulta de la valoración que se le dé a los bienes antes de su realización, sino del precio obtenido por la venta que puede ser igual, superior o inferior al valor real de los bienes cedidos.

Otra observación a apuntar es que el artículo habla de cesión de bienes y no de dación en pago, lo que significa que el artículo desarrolla una institución que debe ser concebida como un contrato de mandato que el deudor celebra con sus acreedores para otorgarles un poder necesario para llevar adelante las operaciones liquidatorias generalmente de todos sus bienes, para que con el precio obtenido cobren su crédito. Claro que las partes pueden convenir lo contrario estableciendo que la cesión extingue totalmente las obligaciones pendientes, cualquiera sea el precio obtenido con la liquidación de los bienes.

Tratándose de un contrato de mandato, es claro que no se transfiere la propiedad de los bienes, sino sólo un poder de disposición que no afecta a la titularidad dominical sino a la posesión y administración de tales bienes con la finalidad expresa de su liquidación. Por lo dicho surge claro que no se trata de una cesión en pago, sino de una cesión para pago, aunque, como he dicho antes, se puede convenir una cosa o la otra.

Vistas así las cosas, se ha dicho que el art. 1175 CC regula la cesión de bienes para pago en los procedimientos concursales, entre otras razones por la expresa remisión que se hace a la LEC (BERCOVITZ), en cuyo caso la cesión de bienes comporta la totalidad del patrimonio del deudor e incluye la totalidad de sus acreedores, sin requerir el consentimiento de todos ellos, pues basta el acuerdo de una mayoría cualificada por la que deben pasar los disconformes y vencidos en la votación. Por añadidura, todo el procedimiento se encuentra vigilado por la autoridad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA