Artículo 1161

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
EXTRACTO GRATUITO

El principio establecido en el art. 1158 CC, en cuanto que un tercero puede efectuar el pago, sufre aquí una excepción expresa. Es claro que, tratándose de obligaciones de dar y estando la cosa objeto de la prestación en disposición de ser entregada por el tercero, o bien cuando se trata de una suma de dinero, nada impide que el tercero pague aun contra la voluntad del deudor y del acreedor.

Sin embargo, tratándose de obligaciones de hacer, casi siempre se tiene en cuenta la persona del deudor, salvo claro está, que se trate de una actividad en que para nada intervenga la cualidad personal del deudor, como pudiera ser el talar un árbol o levantar un muro. Las circunstancias personales del deudor tenidas en cuenta al momento de la contratación otorgan al acreedor el derecho a no aceptar el cumplimiento de la obligación, sino con una actividad ya prevista para ser hecha por el propio deudor.

Esto puede estar referido de modo expreso en el contrato, o haber sido silenciado por las partes. En este segundo supuesto, será menester averiguar la intención de las partes y más claramente el tratar de establecer si el cumplimiento ha sido previsto como realizable solamente por el deudor en razón de la especialidad de la labor o su maestría o experiencia reconocidas. En caso de haberse pactado expresamente la cualidad intuitu personae de la prestación, no cabe sino respetar lo acordado por las partes.

Se ha dicho que lo pactado es ley para las partes conf. art. 1091 CC y que entre ellas el pacto tiene plena validez. Pero, esta validez inter...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA