Artículo 1160

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Toda clase de obligaciones de dar

Aunque la doctrina ha discutido el alcance de este artículo, es dominante la opinión de quienes piensan que se aplica a toda clase de obligaciones de dar, y no solamente a aquellas en que la dación constituye la tradición a efectos dominicales. Con ello, el artículo se enriquece y es aplicable a la transmisión de todos los derechos reales y otros que sin serlo, representan obligaciones de entregar una cosa. Para ellos, basta con exigir legitimación por parte de quien debe hacer la entrega. Debe añadirse la capacidad para enajenar, si se trata de la transmisión de la propiedad de la cosa.

Trasmisión de la cosa

La transmisión de la cosa se hace con reserva de otros derechos reales o personales que resulten ser respetables pese a la entrega con tradición dominical. Y en cuanto a la legitimación, habrá que tener presente más que el acto mismo per se, lo que éste pueda representar en la relación jurídica de quien efectúe la entrega, ya que algunos actos que tienen la plena apariencia de ser dispositivos de la propiedad y que por lo tanto, requieren un poder o mandato especial a tales efectos, pueden no serlo en un contexto de administración o gestión de una persona que sólo actúa con poderes para tales fines pero que, por la clase de explotación de que se trata, la venta de tales cosas con tradición dominical no constituyen actos de disposición, sino de administración corriente.

Capacidad de enajenación

La capacidad para enajenar que puede requerirse según este artículo, es menester tenerla en el momento del pago por entrega o cumplimiento de la obligación, ya que se puede haber tenido esa capacidad para formalizar el contrato, y haberla perdido luego cuando llega el momento de pagar, lo que comúnmente ocurre en las quiebras, por ejemplo.

A mi juicio, resulta un tanto discutible la solución del párrafo final del artículo. Es destacable que el párrafo primero contiene un principio general que resulta aplicable a todo negocio jurídico lícito, incluyendo, por ejemplo, el pago por tercero que como norma genérica desarrolla el art. 1158 CC. La capacidad para obligarse y disponer es necesaria para este acto de disposición y no parece apropiado que el legislador lo ponga de manifiesto solamente cuando se trata de obligaciones de dar. Sin embargo, mucho menos explicable es la norma...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA