Artículo 113

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Acreditación de la filiación

De la lectura del artículo y de la discusión parlamentaria (D.S.C. Diputados, nº 138, año 1980, pp. 8838/9) que le dio origen, se advierte una confusión de conceptos entre lo que es acreditar la filiación erga omnes luego de haber sido determinada por alguno de los medios previstos en el art. 120 CC, y lo que es acreditarla en el sentido de usar los únicos medios admitidos por la ley para intentar su determinación, que es en el sentido en que se utiliza el concepto acreditar en este art. 113 CC.

Inscripción en el Registro Civil

La inscripción en el Registro civil es la única forma idónea para acreditar el estado de una persona, siendo entonces oponible a terceros. Por ello, la inscripción no debiera figurar en la enumeración de este artículo y al lado de los otros medios probatorios que sirven para determinar la filiación e intentar esa oportuna inscripción. Esta mezcla de conceptos de derecho material y de derecho formal ha conducido a los legisladores a la necesidad de introducir el párrafo final del artículo, que tampoco tiene la virtud de contener una expresión unívoca. Es igualmente criticable la expresión «otra contradictoria» ya que si es otra filiación será en todo caso distinta, que no contraria.

Hay que admitir que una filiación inscrita en el Registro no puede ser considerada como una forma de acreditar una filiación que se pretende, porque acredita la que se ostenta, esté bien o mal determinada, pero determinada al fin. Esta inscripción no constituye un modo de acreditar la filiación, sino de probar erga omnes la filiación ya determinada, aunque siempre tendrá el carácter de una versión oficial del estado civil, que puede discrepar con la verdad real o biológica y por lo tanto, ser rectificada.

A la pregunta de si la inscripción en el Registro produce los mismos efectos protectores que en la Ley Hipotecaria se establecen a favor del tercero de buena fe, entiende DE LA CÁMARA que no, porque no hay disposición legal que cubra expresamente tal supuesto y porque la finalidad del Registro Civil no es la de proteger la seguridad del tráfico, como tampoco las de normas de la Ley Hipotecaria o de su Reglamento se puede inferir que para sus asientos rija el principio de la «publicidad material», según el cual, la nulidad de un acto inscrito no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA