Artículo 106

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Las cautelares y la sentencia

La sentencia que recoge la pretensión de nulidad, divorcio o separación conyugal pone fin a las medidas provisionales, sea pasándolas a definitivas, sea modificándolas para otorgarles ese carácter. Otro modo de expiración es la extinción misma del proceso principal que les da origen, lo que puede ocurrir por no ser estimada la demanda, por caducidad de instancia o por desistimiento de las partes, mediando o no la reconciliación, que es un acto totalmente independiente de la actividad procesal del desistimiento de los trámites procesales, aunque puedan originarlo.

Revocación de poderes

En cuanto a la revocación de los poderes y consentimientos tácitos que se producen ministerio legis conforme art. 102.2º CC, la ley los considera con carácter definitivo, por lo que los cónyuges deben volver a otorgarlos en el caso de que haya mediado reconciliación.

La solución legal es técnicamente correcta, aunque en la práctica puede producir problemas. Lo normal será que, de existir poderes notariales, se los continúe utilizando sin sustituirlos por otros, como lo dispone el artículo y, tratándose de una pareja de honesto proceder, nada acontecerá en relación a terceros que seguramente desconocerán las vicisitudes de ese matrimonio.

No obstante, si se trata de una pareja con intención de aprovecharse de los terceros, contratará uno de los cónyuges con el poder caducado y dará pie para que su consorte inste la nulidad por defecto en la representación, recuperando el bien objeto del contrato, y sin que el tercero pueda a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA