Aproximación a un concepto jurídico de vulnerabilidad

Autor:José Francisco Alenza García
Cargo del Autor:Profesor Titular de Derecho Administrativo
Páginas:39-61
 
EXTRACTO GRATUITO
39
APROXIMACIÓN A UN CONCEPTO JURÍDICO DE
VULNERABILIDAD1
José Francisco Alenza García
Profesor Titular de Derecho Administrativo
Universidad Pública de Navarra
«El Estado debe proteger a todos, especialmente a los más débiles»
(Jaime Rodríguez-Arana2)
1. LA VULNERABILIDAD COMO PREOCUPACIÓN DEL
DERECHO
1.1. La proliferación del uso del término «vulnerabilidad» en la
legislación
El Derecho se ha mostrado siempre sensible a la protección de lo vulne-
rable, es decir, de aquello que aparece como débil, endeble, delicado, frágil,
inerme, indefenso, desvalido. Es consustancial al Derecho la protección y
tutela de la vulnerabilidad. La justicia, y su emanación que es el Derecho,
exige la igualdad, la no discriminación y la protección del débil y del vul-
nerable. Dar a cada uno lo suyo lleva implícita la noción de igualdad, dado
que tratar desigualmente a los que son iguales constituye una flagrante in-
1 El presente trabajo se realiza en el marco del Proyecto de Investigación titulado «Bio-
derecho ambiental y protección de la vulnerabilidad: hacia un nuevo marco jurídico» (Referen-
cia: DER2017-85981-C2-1-R), Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (Convoca-
toria 2017 de Proyectos de I+D+i correspondientes al Programa estatal de Investigación,
Desarrollo e Innovación orientada a los Retos de la Sociedad, en el marco del Plan Estatal de
Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016).
2 R-A, J., Derecho Administrativo y derechos sociales fundamentales, ed.
INAP, Madrid, 2015, p. 81.
LOS DESAFÍOS DEL DERECHO PÚBLICO EN EL SIGLO XXI
40
justicia3. No es de extrañar, por ello, que cuando se aprecia en alguien o en
algo digno de protección, una especial debilidad, fragilidad o vulnerabilidad
el Derecho proporcione herramientas específicas que compensen esas des-
iguales condiciones para hacer frente a los riesgos que amenazan su super-
vivencia o su integridad.
Desde esta perspectiva, la vulnerabilidad se encuentra muy ligada a la lucha
contra la desigualdad y la discriminación. De ahí que sea frecuente la identi-
ficación de determinados grupos como especialmente vulnerables (niños,
mujeres, ancianos, personas con discapacidad, etc.) para dotarles de un esta-
tuto jurídico singular. Si bien, en los últimos años, ha cambiado el paradigma
y se ha pasado del proceso de especificación de derechos, a un enfoque basado
en los derechos humanos, con el que se trata de enfatizar que todas las per-
sonas son iguales en dignidad y, por ello, las que se encuentran en una situa-
ción de vulnerabilidad deben tener las mismas posibilidades que los demás en
disfrutar y ejercitar los derechos humanos4.
La crisis de 2008 y las convulsas reformas que afectaron al sistema de
servicios sociales pusieron al descubierto diversas facetas de la vulnerabilidad:
la del sistema financiero, la del Estado del Bienestar y, por supuesto, la de las
personas especialmente vulnerables y que más necesitaban de los servicios
sociales5. Esa situación ha generado una amplia reflexión sobre los fundamen-
3 El Derecho Romano instituyó esa equivalencia de la igualdad y de la justicia desde sus
orígenes. La Ley de las XII Tablas estableció dos principios jurídicos fundamentales: la publi-
cación de los preceptos jurídicos y el principio de igualdad de todos los ciudadanos ante la ley
(aequare legibus omnibus). Por eso, para Von Ihjering el Derecho Romano está imbuido del
espíritu de igualdad: «La igualdad ante la ley es la emanación de la idea de la justicia: todo lo
que por su naturaleza es igual, debe ser tratado igualmente por la ley». El espíritu del Derecho
Romano, ed. Comares, Granada, 1998, pp. 353 y ss. La idea de que lo justo entraña siempre la
protección del más débil ha sido también desarrollada por P  V, C., «¿Derecho
como protección de los más débiles?», en el vol. col. Vulnerables: pensar la fragilidad humana,
C (coord.), 2005, pp. 111-125.
4 El proceso de especificación de derechos resultó positivo, en un primer momento. Sin
embargo, el establecimiento de estatutos jurídicos «privilegiados» y diferenciados conducía a
una consideración de «anormalidad» de esos colectivos que los alejaba de la «normalidad» de
la dignidad humana. Sobre esta cuestión véase B A, M.ª C., «Derechos humanos
y vulnerabilidad. Los ejemplos del sexismo y el edadismo», en el vol. col. Vulnerabilidad y
protección de los derechos humanos, B A, M.ª C. y C M, C.
(eds.), Tirant lo Blanch, Valencia, 2014, pp. 17-44. El cambio de paradigma lo instituyó la
Convención de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad.
5 Se ha dicho a este respecto que «ante el disfrute de los derechos sociales todos podría-
mos ser considerados vulnerables (de ahí que muchos de esos derechos, incluidos los derechos
a prestaciones, se configuren como de carácter universal), pero los que en ningún caso deben
quedar desprotegidos son los “más vulnerables” (desempleados, disminuidos, personas en si-
tuación de exclusión social, etc.)». Por eso, se propone «un estatuto general básico del recono-
cimiento y disfrute de los correspondientes derechos en el caso de los colectivos más vulnera-
bles» [S , J. M.ª, «Ámbito y alcance de los derechos sociales en España:

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA