Aparece en Reino Unido el primer banco islámico

RESUMEN

El regulador británico tiene previsto conceder en breve una licencia al Islamic Bank of Britain (IBB), el primer banco europeo dedicado exclusivamente a clientes islámicos.

 
EXTRACTO GRATUITO

La nueva entidad, con sede en Birmingham, ofrecerá a los 1,8 millones de musulmanes residentes en Gran Bretaña una gama completa de servicios compatibles con la Sharia, la norma islámica que, entre otras cosas, prohíbe cobrar intereses, una práctica que está considerada una forma de usura. La banca islámica exige que cualquier inversión esté respaldada por un activo tangible subyacente.

Productos y servicios

El presidente del banco es Abdul Rahman Abdul Malik, consejero delegado del Abu Dhabi Islamic Bank. Dos de los principales directivos pertenecen a Arab Banking Corporation, antiguo propietario del Atlántico. Michael Hanlon, director gerente del nuevo banco y antiguo directivo en las divisiones internacionales de Barclays, espera lanzar el IBB el próximo marzo. “Los musulmanes británicos son reacios a utilizar los bancos tradicionales del país y suelen realizar sus operaciones con dinero en efectivo”, explica Hanlon. El IBB comenzará con una red de ocho oficinas con servicios como cuentas corrientes, tarjetas de crédito y una entidad de financiación del consumo.

Hasta ahora, algunas entidades británicas han lanzado varios productos de banca islámica, entre los que destacan las hipotecas Sharia del HSBC. También hace dos años, Parsoli Global Equity Fund, la única gestora de patrimonios de Reino Unido cuyos productos conforman con las normas de banca islámica, colocó en el mercado el primer fondo de pensiones para clientes musulmanes. Y es que muchas entidades financieras occidentales se están dando cuenta del potencial que supone el 20 por ciento de la población mundial, es decir, unos mil millones de personas.

¿En qué condiciona la Sharia?

La banca islámica está basada en el Corán y por tanto en la Sharia, que prohíbe la usura. Esto es interpretado como dar con intereses una ganancia no merecida y por lo tanto prohibida. El concepto es que no hay valor tiempo, ni siquiera ajuste por inflación para el dinero. Por lo tanto, la banca islámica se basa en la filosofía de la asociación. En este contexto, el objeto de la banca islámica es contribuir a la distribución de la riqueza de un modo justo y equitativo. Así, los productos de la banca islámica no deben ser haram (prohibido), sino que deben sostener el concepto de halal (puro o permitido) al proveer ingresos en forma de ganancias o inversiones en las cuales son participadas las rentas y riesgos.

Los principales productos islámicos incluyen la murabaha (financiación del comercio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA