Ángel Torío López

Autor:Ángel José Sanz Morán - Celia Sainz de Robles Santa Cecilia
Cargo:Catedrático de Derecho penal de la Universidad de Valladolid - Profesora Titular de Derecho penal (excedente) de la Universidad de Valladolid
Páginas:5-13
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 5

(13 de febrero de 1927 - 6 de mayo de 2016)

El día 6 de mayo de 2016 fallecía en Valladolid Don Ángel Torío López. Nacido en esta misma ciudad en 1927, se licenció en Derecho por su Universidad, incorporándose al área de Derecho Penal como discípulo de Juan del Rosal, quien le dirigió la tesis doctoral (lamentablemente inédita) sobre los delitos de inducción y auxilio al suicidio y homicidio-suicidio. Tras los correspondientes períodos como Profesor Adjunto y (desde 1969) Profesor Agregado de Derecho Penal, siempre en la Universidad de Valladolid (intercalando alguna estancia investigadora en las Universidades de Munich y Roma), accedió, en 1973, a la cátedra de Derecho Penal de la Universidad de La Laguna. En 1976 regresaría ya como Catedrático de Derecho Penal, a la Universidad de Valladolid, donde permaneció hasta su jubilación. En los primeros años de actividad académica, simultaneó esta con una brillante carrera como Abogado, que abandonará definitivamente al acceder a la cátedra de Derecho Penal de La Laguna.

No es tarea sencilla resumir en unas pocas páginas el significado de la aportación científica del Profesor Torío. Menos aún para quien ha tenido el privilegio de mantener con él una relación, primero como discípulo, pero luego también como beneficiario de su amistad, que se ha prolongado durante décadas. Uno de los rasgos más característicos de su personalidad fue el de tratarse de un jurista permanentemente abierto al debate teórico, lo que unido a su proverbial rigor expositivo y argumentativo, hace que quienes estuvimos más próximos tengamos una percepción de sus cualidades académicas y personales mucho más compleja que la que puede desprenderse de la lectura de su obra científica.

Repasemos, no obstante, los hitos más significativos de su obra publicada. Una de las constantes en la obra científica del Profesor

Page 6

Torío es su visión del Derecho penal en clave histórico-cultural. De ahí el importante peso que cobran en sus trabajos la historia y el derecho comparado. A lo que se añade también la constante preocupación por los problemas filosófico-jurídicos y metodológicos. Entre aquellas de sus contribuciones que en mayor medida manifiestan estas preocupaciones cabe destacar el trabajo titulado «El sustrato antropológico de las teorías penales», donde se analizan estas desde la perspectiva de la imagen del hombre que subyace a cada una de ellas, apuntando ya a una interpretación en clave utópica del retribucionismo kantiano, que será desarrollada, poco después, en «La conception kantienne de la peine capitale», ponencia presentada al Congreso internacional celebrado en Siracusa, en 1988, monográficamente dedicado a la pena capital. Y volverá de nuevo sobre estas cuestiones en «La pena de muerte: problemática histórica y contemporánea». Tanto en estos trabajos, como en el titulado «La prohibición constitucional de las penas y tratos inhumanos o degradantes», se pone clara-mente de manifiesto el modo en que la idea kantiana de dignidad del hombre, subyacente a los textos constitucionales y declaraciones de derechos contemporáneas, puede contribuir a una adecuada delimitación del sistema de sanciones penales.

Poseen significación central, en el conjunto de la obra de Torío, sus contribuciones a la teoría jurídica del delito. Si bien falta un estudio más completo en forma de manual o tratado de parte general –proyecto largamente acariciado por él–, los presupuestos básicos de su concepción del delito se hallan, sin embargo, suficientemente desarrollados. Adscrito inicialmente a la denominada «teoría neoclásica del delito», dominante entonces en España, su posición fue decantándose en una dirección que trata de superar el contraste entre finalismo y concepción tradicional, dentro de la tendencia que, muy genéricamente, cabría calificar como «postfinalismo».

Habría que situar el punto de arranque de esta nueva posición de Torío en su contribución, de 1981, relativa a los «delitos de peligro hipotético» donde, además de precisar los límites de esta categoría – que tan amplia acogida ha encontrado desde entonces en la ciencia penal española–, formula la idea de que el núcleo de lo injusto viene dado por la peligrosidad objetiva de la conducta desde la perspectiva del bien jurídico tutelado. Esta tesis, que reaparece esporádicamente en algunos de sus trabajos de la década de los ochenta, se encuentra ya ampliamente desarrollada en esa especie de escrito programático titulado «Racionalidad y relatividad en las teorías jurídicas del delito» donde, partiendo del pensamiento de la imputación objetiva (que, para Torío, no sería tanto una teoría causal, cuanto una nueva versión de la

Page 7

teoría del tipo), se nos muestra, de manera precisa, la interrelación de momentos lógicos, teleológicos y valorativos en la formación de los conceptos jurídicos. Posteriormente, ha desarrollado Torío algunos aspectos concretos de este...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA