Anexo II. Jurisprudencia

Autor:Carlos Marín Lama; José Mauro Vicente Hernández
Cargo del Autor:Abogado. Profesor, Universidad de Barcelona /Abogado y documentalista, Planificación Jurídica
Páginas:82-124
RESUMEN

Solicitud de concurso voluntario / Proceso concursal sin bienes o derechos con los que se puedan satisfacer los créditos de los acreedores. Resumen. Antecedentes de Hecho. Fundamentos de Derecho. Fallo, Plan de liquidación / Enajenación de inmueble de litis con embargo a favor de la tesorería de la seguridad social. Resumen. Antecedentes de Hecho. Fundamentos de Derecho. Fallo, Crédito contra la... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 82

Solicitud de concurso voluntario / Proceso concursal sin bienes o derechos con los que se puedan satisfacer los créditos de los acreedores

AUDIENCIA PROVINCIAL DE PONTEVEDRA

Auto de 14 de enero de 2010

Rec. nº 779/2009

Ponente: D. Francisco Javier Menéndez Estébanez

Resumen

Desestima la AP el recurso de apelación contra el auto del Juzgado de lo Mercantil que había acordado no haber lugar a la solicitud de concurso voluntario presentada. Indica la Sala que no puede entenderse la existencia de un proceso concursal sin bienes o derechos con los que se puedan satisfacer los créditos de los acreedores, configurándose así como un presupuesto objetivo de crucial relevancia que, en caso de ponerse en evidencia su ausencia desde un principio, puede provocar que no se admita la solicitud de concurso, pero dicha falta de admisión debe ser interpretada restrictivamente de forma que sólo en supuestos excepcionales en que se evidencia la falta total y absoluta de masa activa y la imposibilidad de crearla o completarla con los mecanismos concursales puede admitirse tal resolución, como sucede en el caso presente en que sólo se reconoce un bien que está sujeto a la garantía real de hipoteca susceptible de ejecución separada, pues el mismo sólo servirá para satisfacer a este acreedor fuera del proceso concursal y para el resto de acreedores no existe bien alguno con cuya realización pueda verse satisfecho su interés; no supone tal resolución falta de tutela judicial efectiva al basarse en una causa legal debidamente acreditada.

Antecedentes de Hecho

PRIMERO.- Por el Juzgado Mercantil núm. 2 de Pontevedra, con fecha 8 octubre 2009, se dictó Auto cuya parte dispositiva expresa:

"Acuerdo no haber lugar a la solicitud de concurso voluntario presentada por la procuradora Sra. Isabel Páramo Fernández, en nombre y representación de D. Alonso . "

SEGUNDO.- Notificada dicha resolución a las partes, por D. Alonso se formuló recurso de apelación, el cual fue admitido en ambos efectos, elevándose las actuaciones a esta Sala y señalándose el día catorce de enero para la deliberación de este recurso, designándose ponente al Magistrado D. FRANCISCO JAVIER MENÉNDEZ ESTÉBANEZ, quien expresa el parecer de la Sala.

TERCERO.- En la tramitación de esta instancia se han seguido las prescripciones y términos legales.

Fundamentos de Derecho

PRIMERO.- El Juzgado de lo Mercantil dicta auto en fecha 8 de octubre de 2009 por el que inadmite a trámite la solicitud de declaración de concurso voluntario formulada por D. Alonso al considerar que no se puede cumplir la finalidad del proceso concursal cuando el único bien existente se encuentra gravado con hipoteca, por lo que este acreedor, conPage 83 privilegio especial, tiene un derecho de ejecución separada cuya suspensión no cabe en el presente caso pues el demandante no desarrolla actividad empresarial o profesional alguna en la actualidad.

Contra dicha resolución se alza la solicitante interesando la revocación del auto y ser declarada en situación legal de concurso al entender que concurren todos y cada uno de los requisitos exigidos por la Ley Concursal, estando justificado el endeudamiento del solicitante y su estado de insolvencia, en términos de imposibilidad de cumplimiento regular de sus obligaciones, la existencia de un bien actual susceptible de realización y de los futuros que pueda obtener, al tratarse de personal física, considerando que no cabe la inadmisión ab initio, pudiendo verse lesionado su derecho constitucional a la tutela judicial efectiva si se le cierra la vía concursal.

SEGUNDO.- Se plantea así, nuevamente, la cuestión acerca de si en realidad puede decirse que existen bienes susceptibles de integrar la masa activa del concurso, o estamos ante un supuesto de inexistencia de bienes y derechos que, permitiendo la conclusión del concurso en cualquier estado del procedimiento, pueda igualmente justificar la inadmisión a límine de la solicitud de concurso, con fundamento en el art. 176.1.4º LC .

Esta misma Sala en autos de 12 de julio de 2007 y 29 de abril de 2009, admite la posibilidad de inadmisibilidad por inexistencia de bienes y derechos constatable ya al examinar la solicitud de concurso. Señalábamos que "....la falta de activo, en principio, no está

contemplada como causa de inadmisión del concurso voluntario. Antes al contrario, el deudor que carezca de bienes, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5 de la Ley Concursal, viene obligado a solicitar el concurso, pues la falta absoluta de bienes y derechos constituye una manifestación del estado de insolvencia.

El artículo 176.1º, apartado cuarto, dispone que procederá la conclusión del concurso, "en cualquier estado del procedimiento", cuando el tribunal "compruebe la inexistencia de bienes y derechos del concursado ni de terceros responsables con los que satisfacer a los acreedores". Y sobre esta norma se asiente la resolución impugnada, al entender que, si desde un inicio se comprueba que no existe bien o derecho alguno del concursado ni de terceros responsables, la solicitud no debe admitirse a trámite.

Sin embargo la norma del art. 176.1.4º LC se estima, por sí sola, insuficiente para fundar la inadmisión "ad limine litis". Teniendo en cuenta su ubicación sistemática y la rúbrica que la ampara, "De la conclusión y de la reapertura del concurso", se pone en evidencia que estamos ante una causa de conclusión, no de inadmisión. Causa que, además, viene a exigir con carácter previo, la admisión a trámite del concurso, y la determinación, a través del informe de la administración concursal, de la inexistencia de acciones viables de reintegración de la masa activa, o de la responsabilidad de terceros pendientes de ser ejercitadas, y que pueden dar lugar a la ampliación de patrimonios responsables.

Y es precisamente la posible existencia de acciones o responsabilidades que puedan aumentar el patrimonio del deudor o añadir otros patrimonios para satisfacer a los acreedores, lo que se erige en un obstáculo a la inadmisión inicial.

Pero este obstáculo es más teórico que real en supuestos como el que nos ocupa. La finalidad del proceso concursal es la satisfacción de los acreedores del deudor, inclinándosePage 84 el legislador español por la función solutoria del mismo a través de dos vías, el convenio y la liquidación, y sobre un principio básico, la "par conditio creditorum", tradicional en los procesos colectivos como el concursal, frente a las ejecuciones singulares.

Para cumplir dicha finalidad resulta imprescindible la existencia de unos bienes o derechos con que garantizar los derechos de los acreedores, o al menos la existencia de un mínimo de certidumbre de que con la puesta en marcha de los mecanismos del proceso concursal, puede surgir dicho patrimonio, o vincular otros patrimonios diferentes de los del deudor al cumplimiento de la finalidad del proceso.".

Y en esta línea se viene inclinando la jurisprudencia menor, citando el Auto de la AP A Coruña (sección 4ª), de 26 de marzo de 2009 otras resoluciones como los autos de la Audiencia Provincial (4ª) de Murcia de 30/1/2006, La Rioja (1ª) de 22/3/2007, o Cáceres (1ª) de 24/11/2008. Añadiendo dicho auto que la práctica forense anterior a la Ley Concursal ya admitía esta solución; y que los trámites o requisitos del 176.2 a 5 tienen sentido cuando ya se hubiera incoado un procedimiento inicialmente viable y de sus vicisitudes se llegase a un agotamiento de los activos realizables o a la constatación posterior de su insuficiencia.

TERCERO.- Precisamente el citado auto de la AP A Coruña (sección 4ª), de 26 de marzo de 2009, establece en su fundamento jurídico cuarto que "Coincidiendo con lo considerado por el Juzgado de lo Mercantil, tampoco se cumpliría la finalidad del concurso si, como sucede en el caso que nos ocupa, los únicos bienes existentes son inmuebles, si ni siquiera están ya afectos a actividad profesional, empresarial o productiva, y si todos ellos están hipotecados, el endeudamiento es cuando menos equivalente a su valor económico, y, en fin, los tres acreedores se verían legalmente favorecidos en el concurso con privilegio especial, por razón de sus respectivas garantías reales, con el consecuente derecho de ejecución separada, sin perjuicio de un hipotético sometimiento voluntario a un eventual convenio, difícil de imaginar en el presente asunto, además de no admitir la Ley propuestas de cesión conjunta o liquidación global del patrimonio, o en otro caso realizándose el pago a cada uno en la liquidación con cargo a los respectivos bienes vinculados, al no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA