Agresiones sexuales hacia las mujeres: vieja trampa del patriarcado

Autor:Rosana Martínez Román; Yolanda Rodríguez Castro; Patricia Alonso Ruido
Cargo del Autor:Predoctoral, Universidad de Vigo/Profesora Contratada Doctora, Universidad de Vigo/Posdoctoral, Universidad de Vigo
Páginas:655-667
 
EXTRACTO GRATUITO
655
Agresiones sexuales hacia las mujeres:
vieja trampa del patriarcado
Rosana Martínez Román
Predoctoral, Universidad de Vigo
rosana.mr@uvigo.es
Yolanda Rodríguez Castro
Profesora Contratada Doctora, Universidad de Vigo
yrcastro@uvigo.es
Patricia Alonso Ruido
Posdoctoral, Universidad de Vigo
patriciaruido@uvigo.es
Introducción
El tema principal del presente estudio es la agresión sexual, una herramienta
del patriarcado que legitima la violencia hacia las mujeres y minorías sexuales.
Convirtiéndose en un grave problema de salud pública de la sociedad a nivel mundial
y que todavía empieza a visibilizarse. La agresión sexual afecta mayoritariamente a
las mujeres y sus consecuencias son demoledoras en su salud y bienestar (Lameiras,
Carrera y Rodríguez, 2009).
1. Fundamento teórico
La Organización Mundial de la Salud define la violencia sexual en el Informe
mundial sobre la violencia y la salud (2005) como todo acto sexual, la tentativa de
consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o
las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de
una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la
relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de
trabajo. De esta forma, podemos clarificar que la violencia sexual abarca actos como
la coacción, la agresión sexual, la mutilación femenina, el acoso sexual, el matrimonio
forzado, la prostitución forzada y todos aquellos actos que afecten a la integridad
sexual de la mujer tanto en el ámbito doméstico como laboral (Lameiras, Carrera y
Rodríguez, 2010).
La agresión sexual según el Código Penal consiste en un acto que atenta contra
la libertad e indemnidad sexual de otra persona con violencia e intimidación. En el
cual se diferencia del abuso sexual como todo acto que atente contra la libertad e
indemnidad sexual de otra persona, realizada sin el consentimiento de ésta y sin que
medie violencia ni intimidación, siendo esta última característica lo que diferencia el
abuso de la agresión sexual. Cabe salientar que, las agresiones sexuales no son
solamente los actos más graves, sino que también abarcan aquellas conductas que
están precedidas por tocamientos; como por ejemplo obligar a una persona a que

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA