Las agencias de proxy: un poder fáctico sin regulación

Autor:Rafael Sánchez
Páginas:13-14
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 13

Las agencias de proxy (o proxy advisors) son entidades que prestan servicios de asesoramiento a inversores, principalmente institucionales (esto es, aquellos que canalizan la inversión de una pluralidad de personas y asumen su gestión), especialmente en relación con el ejercicio de los derechos de voto inherentes a las acciones de sociedades cotizadas titularidad de estos. A este respecto, estas agencias elaboran informes para facilitar tal ejercicio, analizan la retribución de los consejeros y altos directivos de las sociedades en cuestión y, lo que es más relevante, emiten recomendaciones de voto en relación con cada una de las propuestas de acuerdo formuladas por el correspondiente órgano de administración e incluso reciben la representación de accionistas para el ejercicio sus correspondientes derechos de voto.

La demanda de los referidos servicios tiene su origen, fundamentalmente, en las dificultades que en muchas ocasiones encuentran los inversores institucionales para ejercitar de forma responsable los derechos de voto inherentes a las acciones de su titularidad y, por ende, cumplir con sus deberes fiduciarios (en algunos casos, establecidos por ley) frente a las personas que han depositado en ellos la confianza para gestionar sus ahorros o inversiones. Dichas dificultades traen causa, a su vez, de la característica diversificación y atomización de sus carteras de inversión, lo que conduce, en muchas ocasiones, a no votar o, simplemente, a votar a favor de las propuestas formuladas por el órgano de administración.

Por otro lado, aun cuando el porcentaje de participación accionarial que suele ostentar un inversor institucional en una sociedad cotizada no es significativo, lo cierto es que la suma de las acciones titularidad de todos estos inversores sí que puede llegar a constituir un alto porcentaje de los derechos de voto en una Junta General de Accionistas y, por tanto, su voto en un mismo sentido, siguiendo la recomendación de una agencia de proxy, puede llegar a influir de forma significativa en el resultado de una votación, más aún si dicho sentido es distinto al propuesto por el Consejo de Administración.

Habida cuenta de esta realidad, en 2011 la ESMA (European Securities and Markets Authority) realizó una encuesta sobre el papel, cada vez más relevante, de las agencias de proxy en los mercados de valores europeos y el 22 de marzo de 2012 publicó un discussion paper en el que se planteaban cuatro alternativas para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA