El aeropuerto

Autor:José Daniel Parada Vázquez
Páginas:337-377
RESUMEN

1. Introducción. 2. Generalidades. A. Concepto. B. Naturaleza jurídica. C. Clases de aeropuertos. D. Fuentes del Derecho Aeroportuario. 3. Las concesiones administrativas y el aeropuerto. A. Generalidades. B. Naturaleza jurídica. C. Fuentes y su prelación. D. Especialidades de la Administración Institucional, y del Ente Público AENA en particular. 4. Las servidumbres aeroportuarias. A. Concepto y ... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 337

1. Introducción

El aeropuerto como lugar y medio de acceso al transporte de personas o cosas, sustituye o convive con el puerto, cuando se trata de viajar a través de mares u océanos, quitándole la hegemonía y exclusividad en tal cometido.

El dramatismo o la alegría en las despedidas y esperas que acompañaban al transporte marítimo, se reducen y funcionalizan en el aeropuerto; donde se da por supuesto que el viaje será de corta duración, y más posible el retorno y el encuentro por el mismo medio. El puerto como lugar de sufrimiento humano por la separaciónPage 338 familiar derivada de razones sociales, ha quedado para el recuerdo en muchas partes del mundo; en Europa la emigración a todos los continentes, sobre todo al americano, ha sido en la era moderna el que con más constancia ha seguido dando testimonio de este fenómeno social. Quizás sean los países latinos los que por su mayor concentración humana y menores medios de subsistencia, hayan soportado tal situación en el presente Siglo. España, Portugal e Italia, y sobre todo éste último por su mayor densidad demográfica, experimentó al final de la primera guerra europea, el mayor éxodo, mayoritariamente a través de la Stazione Marítima di Genova.

Las líneas regulares de buques de pasajeros dejaron de ser los protagonistas del transporte regular de pasajeros, desde los años setenta, al comenzar a operar los grandes megacarriers aéreos, utilizando aeronaves de cabina ancha, con ello se mitigó el padecimiento social al que antes aludíamos.

El aeropuerto en fin, también sustituyó o convive con otros lugares de inicio o llegada colectiva, referente a otros medios de comunicación terrestre, sea por carretera o por ferrocarril, sobre todo con las estaciones de éste último, donde a diferencia de los puertos, carecían de sentido dramático, antes al contrario solían ser lugares de reunión social, sobre todo en poblaciones de mediano tamaño, donde en la estación se concentraba la gente, y no únicamente para iniciar o concluir cualquier viaje, sino para reunirse durante la espera y detención del tren, a la vez que admiraban la locomotora como expresión de fuerza y belleza. En estas reuniones, también existía una osmosis psíquica o contacto psicológico con los ocupantes del convoy, los que a su vez podrían distraerse u observar, a los concurrentes a la estación. El final de la tracción a vapor, que en los años sesenta se sustituye por el motor, hace comenzar el declive de aquella realidad social.

El transporte de mercancías, es aún hoy minoritario en la aviación comercial, si se le compara con otros medios; tiene actualmente un denominador común, que es el transporte multimodal, que con el uso del contenedor se homogeneizan en gran parte todos los medios de transporte, haciendo de las terminales de carga, delPage 339 aeropuerto un lugar de recepción y entrega, donde se emplean parecidos instrumentos por ello.

En el presente Capítulo, se intenta abordar la problemática jurídica del aeropuerto, analizando las instituciones jurídicas de las que participa, y las repercusiones de su existencia, incluyendo el impacto sobre el medio ambiente, para terminar vaticinando lo que puede ser el aeropuerto en el Siglo xxi, llamando finalmente la atención sobre la posibilidad de invasión en la intimidad de las personas, o sobre la indefinición de la figura del transportista, como responsable del transporte aéreo.

2. Generalidades
A Concepto

En términos generales se puede definir como el lugar de llegada, salida y estacionamiento de las aeronaves, y parte principal de la infraestructura aeronáutica, que además alberga las ayudas y seguimiento en vuelo, y su asistencia en tierra.

Las definiciones legales están contenidas en primer término en el artículo 24 de la Convención de París que le otorga el carácter de bien inmueble de dominio y uso público nacional e internacional; estableciéndose la apertura al tráfico nacional e internacional en las mismas condiciones para todos los Estados.

El Convenio de Chicago en su Anexo 14 también participa de los mismos principios que el anterior, si bien faculta a los Estados a reglamentar dicho uso, estableciendo rutas y aeropuertos en su artículo 68. En nuestra legislación nacional en la Ley de Navegación Aérea contiene una primera y esencial distinción en su artículo 39 que constituye un primer ámbito del concepto que examinamos, y es la que existe entre aeródromo y aeropuerto al establecer que "Las superficies dispuestas para la llegada y partida de aeronaves se clasifican en aeródromos y aeropuertos... Se entiende por aeródromo, la superficie de límites definidos con inclusión en su caso de edificios e instalaciones, apta normalmente para la llegada y salida de aeronaves. Se considera aeropuerto todo aeródromo en el quePage 341 existan de modo permanente instalaciones y servicios con carácter público para asistir de modo regular al tráfico aéreo, permitir el aparcamiento y reparaciones del material aéreo y recibir o despachar pasajeros o carga".

Esta última definición nos aclara el primer ámbito del concepto aeroportuario, constituido por los bienes destinados directa o indirectamente a la operación de vuelo.

El segundo ámbito estaría comprendiendo todos aquellos bienes y servicios que aún no estando dentro de aquel, están relacionados con el mismo, por ser una consecuencia de la operación de vuelo, como es el transporte aéreo en sí mismo, o coadyuvan a ambas finalidades aunque ya no dependan de la autoridad aeronáutica, como podrían ser los servicios de seguridad, y en general incluso otros, que sin tanta trascendencia estén alojados dentro del recinto aeroportuario.

Existe un tercer ámbito del concepto que está constituido por todas las circunstancias de distinta índole que fuera del recinto del aeropuerto reflejan consecuencias fácticas y jurídicas de la existencia del aeropuerto. Sin pretender tenga carácter exhaustivo podemos mencionar algunas: Las concesiones administrativas, las servidumbres aeroportuarias, y el impacto del aeropuerto sobre el medio ambiente.

B Naturaleza jurídica

El aeropuerto es ante todo un bien inmueble, que puede ser propiedad de personas físicas o jurídicas privadas, que lo usan para fines privados, o de dominio y uso público.

Es en esta última acepción, en el marco en que preferentemente nos moveremos en este trabajo, ya que es a la que se refiere el artículo 3 del Real Decreto 905- 1991, de 14 de Junio, que aprueba el Estatuto de AENA, al señalar dicho precepto como sujetos a la regulación los de interés general, y los públicos de uso civil, así como las zonas civiles de las bases aéreas abiertas al tráfico civil.

En cuanto a las diferentes formas o clases de utilización, son varias y dependen de las distintas clases de afectación a que puedePage 342 estar sujeto el dominio público, pues la afectación predetermina y enmarca, en todo caso, las posibilidades de utilización de los bienes demaniales. En la legislación española el Reglamento de Bienes de las Corporaciones Locales ofrece una clasificación de las diversas formas de utilización del dominio público de las mismas. Sin embargo, es preciso tener en cuenta el carácter básico de la Ley 13 de 1995, que sustituye a la normativa local. No ocurre así con los bienes del Estado, cuya regulación se aborda, al margen de cualquier ordenación sistemática, en algunas normas generales establecidas en la Ley del Patrimonio, y en las regulaciones sectoriales, sean referidas a las aguas, montes, minas, puertos, aeropuertos etc.

Los bienes afectos a los servicios públicos se utilizan en principio por los propios órganos de la Administración. Se trata de una utilización sin participación de otros sujetos y que no difiere de la que hace la propia Administración de sus bienes patrimoniales, o de los particulares con sus bienes privativos.

Existe también un uso general de esos bienes públicos, basado en el principio de igualdad, y del anonimato, tal es el caso de las personas que sin ninguna vinculación especial concurren a las terminales de los aeropuertos. Este uso común de bienes admite derogaciones, que lo son también al principio de igualdad, y que pueden consistir en simples ocupaciones, que únicamente necesitarán licencia, cual es el caso de los aparcamientos en los aeropuertos por los usuarios; o que necesiten mayor titulación o cobertura jurídica, cual es el caso de las concesiones, de las que nos ocupamos en otro lugar.

En el aeropuerto concurren pues, una serie de titulares, personas naturales o jurídicas, de variada intensidad jurídica, desde el mero usuario general al titular de una concesión, pasando por el portador de licencia de uso y ocupación. Desde el mero paseante, a la compañía aérea que utiliza el aeropuerto en virtud de la licencia o concesión de aterrizaje y despegue, o de tener establecimiento fijo en el aeropuerto, así como de servirse de toda clase de servicios de abastecimiento y reparación de aeronaves.

Page 342

Lo anteriormente expuesto nos lleva a pensar que, esas diversas titularidades más o menos concretas, puedan constituir una universitas iuris.

Ello aparte, implica a su vez que el conjunto de esas personas, ceñido a las personas físicas, constituyan la población aeroportuaria, y es en esta materia cuando debemos determinar quienes la integran; si todas ellas, o únicamente las que tienen alguna...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA