La Administración periférica del Estado durante la primera etapa absolutista

Autor:José Ignacio Cebreiro Núñez
Páginas:159-162
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 159

El regreso a España del rey Fernando VII en el mes de marzo de 1814 iba a dar lugar a un sustancial cambio político. Desde que el monarca cruzó la frontera española el día 24 de ese mes mostró una actitud recelosa con respecto a la obra legislativa de las Cortes de Cádiz. Después de recorrer Cataluña, se dirigió a Zaragoza y finalmente llegó a Valencia el 16 de abril.

En esa ciudad levantina el 4 de mayo de 1814 decidió suscribir el rey Fernando VII un Real Decreto mediante el que declaraba nulos y de ningún valor ni efecto la Constitución de 1812 y los Decretos de las Cortes, tanto los de las generales y extraordinarias, como los de las ordinarias1. Dando cumplimiento a lo establecido en esa disposición, el día 10 de mayo el general Eguía comunicaba en Madrid al presidente de las Cortes que estas quedaban disueltas2. Se iniciaba el llamado sexenio negro.

A partir de ese momento se fueron adoptando por Fernando VII una serie de medidas que devolvían el poder a las autoridades del Antiguo Régimen que habían venido ejerciendo el poder hasta el mes de marzo de 1808.

En el indicado 4 de mayo de 1814 firmaba el rey Fernando VII otro Real Decreto por el que decidía la extinción del cargo de jefe político, encomendando las funciones que había venido ejerciendo a los capitanes y comandantes generales de las respectivas provincias3. El texto de esta disposición justificaba la medida indicando que el rey estaba «persuadido de los graves inconvenientes que resultan del establecimiento de Jefes políticos». El objetivo que se perseguía estaba claro: evitar que pudiesen continuar ejerciendo el poder las

Page 160

autoridades del régimen constitucional y encomendarlo a quienes lo habían venido detentando hasta 1808.

En ese mes de mayo de 1814 y durante los cuatro meses siguientes se fueron aprobando por el monarca un conjunto de disposiciones destinadas a restaurar las instituciones del Antiguo Régimen4.

El otro importante órgano de la Administración periférica creado por las Cortes de Cádiz, la Diputación Provincial, fue suprimido el 15 de junio de ese mismo año mediante un Real Decreto suscrito por el monarca en el Palacio Real de Madrid. Se indicaba en el mismo que la Diputaciones Provinciales no eran necesarias, por lo que el rey ordenaba «que los papeles de sus Secretarías se pasen a las respectivas Contadurías de provincia, las cuales tendrán a disposición de los Jefes de otros cuerpos los que les pertenecieren»5.

No cabe duda de que tuvo influencia en la adopción de esas radicales decisiones el documento conocido como el Manifiesto de los persas, suscrito en Madrid el 12 de abril de 1814 por 69...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA