Estado actual de la violencia de género

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
 
EXTRACTO GRATUITO

El legislador desde hace años viene intentando, sin provecho alguno, dictar normas penales que resulten disuasorias del mal trato y el homicidio principalmente de hombres sobre mujeres y algunas veces de mujeres que maltratan y matan a sus parejas, asunto éste, que no preocupa al legislador, dedicado en exclusiva al género femenino.

La persecución abominable de los hombres sobre sus mujeres o ex mujeres delata una obsesión posesiva, un "si no es mía, de nadie", y es un fenómeno repetido decenas de veces. Sin embargo, las normas que tienden a debilitar esa infamante tendencia del hombre abandonado por su mujer no cede pese a las reformas legislativas tanto en el orden del derecho penal material como en el formal.

La ley de enjuiciamiento contiene el más extenso de sus artículo ( el 544 ter) dando toda clase de "explicaciones" acerca de lo que hay que hacer cuando un Juez de encuentra en alguno de estos casos. Digo explicaciones porque el resultado legislativo es un devaneo insulso entre querer y un no querer, porque las medidas que se pueden dictar son absolutamente inútiles, porque se incita a las mujeres a denunciar los malos tratos antes de ser víctimas de un homicidio y sin embargo, los maltratadores son inmediatamente puestos en libertad con lo cual colocan los legisladores a las mujeres maltratadas en un situación de peligro mayor que la que tenían antes de la denuncia.

La prevención es una de las medidas más eficaces para evitar en buena parte los delitos, ya que poco caso hacen los delincuentes de la política disuasoria del Código Penal habida cuentas el clemente sistema punitivo español, siempre dispuesto a favorecer la delincuencia. Así, pues, las normas que pretenden disminuir sino terminar con esta violencia de género carecen de sentido común, por lo menos. Son de un cinismo repugnante porque la prevención exige que los maltratadores...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA