65 películas con Fouquet

Autor:Enrique San Miguel Pérez
Páginas:161-247
 
EXTRACTO GRATUITO
65 PELÍCULAS CON FOUQUET
1. MAMOULIAN, R.: La reina Cristina de Suecia
(Queen Christina) 1934. MGM.
Título original: Queen Christina. Año: 1934. Producción:
Walter Wanger. Dirección: Rouben Mamoulian. Guion: S. N.
Behrman. H. M. Harwood. Salka Viertel. Fotografía: William
Daniels. Banda sonora: Herbert Stothart. Reparto: Greta
Garbo. John Gilbert. Lewis Stone. Elizabeth Young. Ian Keith.
C. Aubrey Smith. Georges Renavent. Reginald Owen. Akim
Tamiroff . Metraje: 95 minutos. Nacionalidad: Estados Unidos.
Síntesis de contenido: Convertida en reina de Suecia en plena
infancia debido a la prematura y trágica muerte de su padre, el
brillante rey Gustavo Adolfo II en la batalla de Lützen, en 1632,
Cristina Wasa, una joven vital, sencilla y alegre, ha crecido en un
ambiente cerrado y oscuro, rodeado de consejeros cuyo integrismo
religioso discurre en paralelo con su afán de perpetuar el confl icto
hasta que su país se convierta en la primera potencia luterana de
Europa. El horizonte matrimonial de la reina representa una in-
quietud esencial. Por eso, cuando España envía a Estocolmo un
embajador, el seductor conde de Pimentel, y la reina de enamora
de él, se suscita un problema político de primer orden. Pimentel
debe ser eliminado. Pero la reina Cristina no está dispuesta a
convertirse en una herramienta en manos de su Corte. Y, si para
disfrutar de su vida en plenitud tiene que renunciar al trono, ac-
tuará sin la menor vacilación.
Comentario: Uno de los más bellos fi nales de la historia
del cine, y también un fi nal muy fi el a la historia, completó
una película que contiene muy interesantes refl exiones sobre
el ejercicio del poder político y sus limitaciones. Mamoulian
ENRIQUE SAN MIGUEL PÉREZ
162
contó con un gran guion, una efi caz banda sonora, y un ex-
traordinario reparto de “secundarios” en el que únicamente
desentonaba el propio galán, John Gilbert, para acompañar a la
sucesora de Gustavo Adolfo II en su deambular por la Europa
del “siglo maldito” de Parker, un continente asediado por una
climatología hostil, arruinado por las guerras de religión, y en
donde la reina Cristina se atreve a imaginar la paz y la amistad
dentro y fuera del reino de Suecia, e incluso el amor con el
embajador de la enemiga España. Las escenas que comparten
la reina y Pimentel, cuando en la imaginación de la Garbo se
dibujan el sol, la luz y los viñedos de España, y “la divina”
sonríe como si la calidez se hubiera instalado ya en su corazón,
son uno de los mejores homenajes que el cine ha prestado a
uno de los países predilectos de todas las formas de creación,
y el cine no es una excepción. Gran trabajo de Mamoulian. Y
Greta Garbo, en todo su esplendor.
2. FEYDER, J.: La kermesse heroica (La kermesse
héroique) 1936. Films Tonores Tobis.
Título original: La kermesse héroique. Año: 1936. Producción:
Jacques Feyder. Dirección: Jacques Feyder. Guion: Jacques
Feyder. Charles Spaak. Fotografía: Louis Page. Harry
Stradling Sr. André Thomas. Banda sonora: Louis Beydts.
Reparto: Françoise Rosay. Louis Jouvet. Jean Murat.
Micheline Cheirel. Lyne Clévers. Alfred Adam. Metraje: 115
minutos. Nacionalidad: Francia/ Alemania.
Síntesis de contenido: A comienzos del siglo XVII, a la ciudad
neerlandesa de Boom, engalanada para sus estas, próspera y ha-
bitada por industriosos comerciantes que se retratan a sí mismos
en gallardos ademanes, como integrantes de una milicia dispuesta
e empeñar la vida en defensa de las libertades cívicas, llega la
noticia de que se aproximan los tercios españoles. Los hombres
deciden desaparecer, y sus esposas, dirigidas por Cornelia, la es-
posa del burgomaestre que incluso fi nge su propio fallecimiento,
163
EL SOL OFUSCADO. Derecho e Historia en el Cine y la Literatura. La Edad Moderna
se hacen entonces cargo del gobierno del lugar y, por lo tanto,
de recibir a los visitantes, precedidos por una fama de ferocidad
que se dispone a cobrarse una nueva víctima, imaginando que se
apiadarán de una ciudad ahora de luto por la desaparición de su
primer magistrado. Sin embargo, el comportamiento de los tercios
desde el principio desmiente esa suposición. Los españoles se
comportan con enorme respeto, se distribuyen ordenadamente por
la ciudad, pagan escrupulosamente todos los bienes que adquieren
y, muy pronto, para las ciudadanas de Boom, empiezan a resultar
una compañía mucho más grata y atenta que sus propios conve-
cinos. Y la hospitalidad tan exquisita que, cuando al día siguiente
los tercios abandonan la ciudad, entre más de un suspiro de sus
habitantes, Boom es recompensada con la exención de pagar
impuestos durante un año.
Comentario: Una película cuya contribución a la construc-
ción europea, y la propia demostración de que Europa existe,
resulta ya inagotable más de ocho décadas después de su estreno.
Y, claro, Europa, la mejor Europa, está integrada por el humor, la
humildad, la lucidez, la inteligencia y la certeza de la comunidad
profunda, en la identidad y en el espíritu, entre todos los pueblos
del continente. La película es dinámica, divertida y sugerente,
está maravillosamente bien escrita y todavía mejor interpretada.
Y ni neerlandeses ni españoles son “los buenos” o “los malos”.
No hay pueblos intrínsecamente buenos o constitutivamente
perversos en Europa. Lo bueno, en la película, es el sentido de
la fraternidad, la vida y la dignidad humana, el respeto, y el afán
de convivir. Y lo malo los prejuicios, la falsedad, la hipocresía,
la mezquindad y la estupidez. Pero que en 1936 una producción
francesa escrita por un belga ofreciera esta perspectiva sobre
España sólo puede mover a emoción y gratitud. Extraordinarios
trabajos del reparto, de Feyder, que fi rma su mejor película, y
de Spaak, que como guionista no desmerece de su hermano
Paul-Henri como político europeísta y de su hija Catherine
como actriz.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA