14D Historia y memoria de la huelga general. El día que se paralizó España

Páginas:246-247
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 246

Es tiempo de aniversarios en España. Frente al más publicitado de la Constitución, que ha cosechado una catarata de artículos de opinión, mesas redondas, scoops televisivos y un intenso agitar de las redes sociales donde los elogios se han amontonado junto a las críticas –en mucha menor cantidad éstas– y en la revisión del espacio ideológico que se imputa a quienes defienden la Constitución y quienes la atacan, la ignoran o la pretenden derogar, un cuarenta aniversario que ha producido una buena cantidad de libros analizando desde varios ángulos posibles el significado de la Constitución entonces y su reformulación actual, hay otros acontecimientos que, difundidos con mucha menor fuerza, merecerían sin embargo atraer la atención de la opinión pública en términos análogos a la efeméride tan mediáticamente reiterada.

El caso es el de la huelga general del 14 de diciembre de 1988, un acontecimiento muy importante del que nos separan treinta años pero que conviene precisamente poner de manifiesto como un contrapunto muy concreto a lo que supuso la Constitución como institucionalización de un modelo democrático de relaciones laborales. El 14D respondió de manera colectiva y general a las políticas de modernización que llevó a cabo el gobierno del PSOE en sustitución de una verdadera democratización del país, y que se construyeron desde la división sindical con el intento de seleccionar un solo sujeto sindical institucionalmente activo en el gobierno de las relaciones de trabajo, el acuerdo social subalterno a la política gubernamental de flexibilización laboral, y la restructuración del gasto en pensiones mediante una primera intervención restrictiva sobre éstas. Hizo evidente la presencia de una ciudadanía activa y orgullosa de sus derechos que exigía respeto a su pasado heroico en la lucha contra la dictadura a la vez que revindicaba la capacidad de intervenir en el diseño del marco económico y social que les afectaba de manera directa.

La gran huelga del 14 de diciembre de 1988 tuvo efectos constituyentes muy relevantes para el futuro de las relaciones laborales de este país, porque a partir de ahí la unidad de acción entre las dos grandes confederaciones sindicales fue un elemento característico de la práctica de la acción colectiva y sindical en España, que pese al cambio de dirigentes de ambas organizaciones, se ha preservado como un hecho imprescindible que condiciona cualquier proyecto de regulación presente y futura en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA