Introducción

Autor:Jerónimo García San Martín
Páginas:21-22
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 21

Escenario vigente, connotado por un sistema de Derecho Penal que, en el marco de un Estado Social y Democrático de Derecho, parece haber abandonado los fundamentos y razones que le sirven, apostando por una desproporcionada inflación de la tipificación de conductas con el consiguiente detrimento de la esfera de libertad personal del individuo, reconduciendo el reproche hacia los peligrosos márgenes del derecho penal de autor con la adopción de medidas y consecuencias predelictuales, por una ya normalizada y autómata tendencia a la desproporcionada elevación de los límites superiores de la duración de las penas en delicada aproximación, en determinados y no puntuales supuestos, a los contornos de la pena inhumana y degradante por su extensión, y ello en exclusiva y excluyente atención a las fervientes demandas de un populismo punitivo que exige el endurecimiento de unas ya muy endurecidas penas en directa e inmediata respuesta a indeseables supuestos de celosa actualidad y como, entienden desde su particular y partidario juicio, única y oportuna solución para evitar una ulterior comisión de hechos delictivos de similar naturaleza y como compensación sancionadora proporcionada, supuestamente llamada a ser aplicada por el Estado, a los efectos y consecuencias del delito, con una muy preocupante desatención a las reiteradas demandas formuladas respecto a las disfunciones, incorrecciones e imprecisiones advertidas en la norma jurídica por una consolidada e ilustrada doctrina jurisprudencial y científica.

Entiendo, con este marco, que nos acercamos a un punto de inflexión donde sería del todo oportuno optar, bien por redefinir los fundamentos y fines de las penas, reestructurar en debida consonancia los cimientos sobre los que se apoya el sistema de Derecho Penal vigente para así acomodarlo a las últimas y cada vez más sorprendentes tendencias de política criminal que viene inspirando al Legis-

Page 22

lador, o bien, y por el contrario, acomodar la política legislativa en materia penal a los fundamentos del Derecho Penal vigente, con la correspondiente y ponderada desatención a la consustancial efervescencia del populismo punitivo, devolviendo al sistema su adecuación al principio de intervención mínima del derecho penal, su consideración como última ratio, dotándolo, asimismo, de la ponderada y exigible seguridad jurídica.

El presente trabajo, con el título «La suspensión de la ejecución y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA