Presentación

Páginas:9-12
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 9

La crisis económico-financiera actual, entre otros muchos efectos, está dando lugar a un aumento de la deuda pública y privada y a una reducción de los ingresos públicos, tanto impositivos como de cotizaciones sociales. La negativa de la generalidad de los gobiernos a equilibrar los ingresos mediante el aumento de los impuestos directos y de las cotizaciones sociales, está dando lugar a una nueva oleada de reformas restrictivas de los sistemas de pensiones y, particularmente, a una elevación de la edad de jubilación. Ahí está el reciente anuncio del gobierno alemán de elevar esa edad a 69 años y ello cuando todavía se encuentra en aplicación progresiva la norma que establecía la jubilación a los 67 años, en lugar de los 65 anteriores.

Los argumentos utilizados para este aumento de edad vienen siendo la necesidad, a fin de asegurar la sostenibilidad financiera de los sistemas de pensiones, de distribuir el aumento de la esperanza media de vida entre una mayor duración de la vida laboral y el tiempo de jubilación. Los gobiernos no contemplan la posibilidad de lograr se equilibrio entre ingresos y gastos mediante un aumento de las cotizaciones sociales y/o de los impuestos afectados a la financiación de la Seguridad Social.

Por otra parte, recientes investigaciones subrayan que más que la evolución demográfica medida a través de la tasa de dependencia el aspecto decisivo en la viabilidad de los sistemas de pensiones consiste en las relaciones de dependencia económica medida por la relación entre los números de las personas activas ocupadas y de las pensionistas y desempleadas. En este sentido el aumento de la tasa de empleo de «los trabajadores mayores» se revela como una cuestión clave para suavizar el coste derivado del envejecimiento de la población. Las llamadas estrategias de «envejecimiento activo», se han planteado como instrumentos para contribuir al mantenimiento en el empleo de las personas de edad avanzada, mediante medidas tales como la reducción progresiva de la jornada laboral, políticas de formación para adaptar a los trabajadores a las modificaciones tecnológicas... No obstante, hasta la fecha esas políticas no han contrarrestado la política de la dirección de las empresas de sustituir a los trabajadores mayores por traba-

Page 10

jadores más jóvenes a fin de reducir los costes salariales y mantener a una parte de las plantillas en condiciones contractuales más precarias.

Para tratar de examinar la problemática...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA